El Partido Popular ha manifestado en el Congreso su respaldo al Gobierno por las medidas que adoptó el pasado sábado para poner fin al paro masivo de los controladores aéreos.

Tras la comparecencia especial de José Luis Rodríguez Zapatero para explicar la declaración del Estado de Alarma, Mariano Rajoy ha calificado de "ilegal e intolerable" la movilización de los controladores y confía "en que estas situaciones no se vuelvan a repetir"; ha acusado al Ejecutivo, por otra parte, de "falta de previsión" y "exceso de torpeza".

El popular ha centrado sus reproches en el ministro de Fomento, José Blanco, calificándolo de "inútil total" que tiene "grandes dosis de caradura porque siempre encuentra una excusa para no asumir sus responsabilidades". Pero, ha añadido, "no seré yo quien diga esto del actual ministro, porque yo no soy así".

"Ponga orden en el Ministerio"

En este punto, ha recordado unas acusaciones de Alfredo Pérez Rubalcaba al ministro que dirigía Fomento en 1999, Rafael Arias Salgado, al que llamo entonces "inútil total con dosis importantes de caradura" por unos retrasos en Barajas aquel año. Rajoy ha dicho que el ministro "no se dedica a lo que se tiene que dedicar" y ha exigido a Zapatero "que ponga orden en ese ministerio".

Asimismo, se ha preguntando si fue "por imprevisión o imprudencia" que el Gobierno aprobara el decreto ley el pasado viernes, antes del puente de la Constitución -"¿A quién se le ocurrió?"-. La declaración del Estado de Alarma, ha aseverado Rajoy, "es una proclamación de impotencia", y una medida muy "curiosa" para un Gobierno socialista, al que ha reprochado"no hacer nada".

"Sin ninguna reserva jurídica"

Los portavoces de CiU y PNV han apoyado la declaración del Estado de Alarma por parte del gobierno, aunque en el caso de los nacionalistas catalanes criticando el modelo de navegacíon aérea centralista.

Josep Antoni Duran Lleida ha criticado el parón masivo y ha apoyado la declaración del estado de alarma "sin ninguna reserva jurídica". Tras poner en duda la "oportunidad" de aprobar el decreto que modificaba la jornada laboral de los controladores justo en vísperas de un puente, Duran Lleida ha sido bastante crítico con la forma en la que el Gobierno ha encarado las negociaciones con el colectivo.

Para CiU, el conflicto no sólo no ha quedado zanjado, sino que puede "recrudecerse", y para evitarlo ha recomendado medidas a corto plazo: externalizar el control de la torre, liberalizar la formación de controladores y segregar las funciones de navegación aérea de los entes de gestiones aeroportuarias, además de acabar con el sistema de gestión central.

Igual que Duran Lleida, el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, ha comenzado condenando la "huelga salvaje" y ha expresado su apoyo "incondicional" al Gobierno por decretar el estado de alarma, ya que aunque no es bueno recurrir a una medida extraordinaria, de no haberse hecho "sin duda hoy se lamentarían daños y perjuicios mucho más graves y difíciles de reparar".

Con todo, se ha preguntado cómo el Ejecutivo no pudo prever esta situación y ha instado a mirar al futuro a largo plazo y a abordar "sin demora" los problemas de falta de efectivos, la reorganización racional del trabajo de los controladores o sus retribuciones, cuestiones que "no se improvisan".

"Abuso de poder"

Por su parte, ERC ha manifestado su "apoyo sincero y no cínico, como el de otros grupos", en alusión al PP y Gaspar Llamazares (IU) ha tildado de "abuso de poder" la actuación de los controladores además de pedir un cambio en el modelo de gestión de navegación aérea, "pero no privatizando el sector, ni con el ordeno y mando".

Por su parte, Francisco Jorquera, del BNG, ha dicho que "en 32 años de democracia no se había decretado el Estado de Alarma, sobre la que muchos juristas emiten dudas" y ha calificado de "precedente inaceptable" la militarización de los controladores. Coalición Canario ha hablado de la declaración como un mal menor, pero "necesario".

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha acusado al Gobierno de tomar decisiones con "incompetencia, improvisación y desmesura" y cree que "la declaración del estado de alarma fue desmesurada"; UPN ha opinado que Zapatero debió explicar inmediatamente la medida y Uxue Barkos (Nabai) ha tildado el paro de "inaceptable".

Por último, ha hablado José Antonio Alonso (PSOE), que ha felicitado al ministro de Fomento "por haber acabado con el chantaje de los controladores" con una "reacción firme, determinada y eficaz permitió volver a la normalidad en menos de 24 horas".