Las crónicas de Narnia 3
Las crónicas de Narnia 3 ARCHIVO

La tercera entrega cinematográfica de las crónicas de Narnia se estrena este viernes en EE.UU. dispuesta a evocar el éxito del primer filme con un viaje de aventuras marinas, magia y tentaciones presentado en 3D.

En Las crónicas de Narnia: La travesía del viajero del alba, los hermanos Pevensie, Edmund y Lucy, regresan a ese mundo fantástico plasmado en siete novelas por C.S. Lewis entre 1950 y 1956 donde se unen al rey Caspian en una misión para evitar la destrucción de Narnia.

La película ha supuesto el debut en la saga del director británico Michael Apted (Gorilas en la niebla, 1988), que tomó las riendas del proyecto en sustitución de Andrew Adamson, realizador y guionista de las dos entregas anteriores que ha pasado a ejercer como productor en esta cinta.

Otra de las novedades ha sido la incorporación al reparto de Will Poulter (El hijo de Rambow, 2007) en el papel de Eustace Scrubb, primo problemático de los Pevensie poco entusiasta con los desafíos que enfrenta Narnia.

"Todo el mundo ha tratado de ser muy fiel al libro, el director insistió mucho en eso", explicó Poulter en un encuentro con la prensa en Los Ángeles.

Una premisa que no impidió que la producción se tomara algunas licencias con la intención de incrementar el atractivo de la trama.

Todo el mundo ha tratado de ser muy fiel al libro, el director insistió mucho en eso
"En el libro, la narración gira en torno a la búsqueda de Caspian de los siete Señores de Telmar pero en el filme el objetivo son siete espadas", explicó Apted, quien indicó que también tomaron algunos elementos que aparecen en novelas posteriores.

"La película trata de dos viajes simultáneos. Uno es una aventura por unos mares desconocidos y peligrosos, y el otro es el que viven internamente los personajes a medida que se adentran en la edad adulta", declaró Apted.

Adamson, por su parte, insistió en que La travesía del viajero del alba es "uno de los libros más queridos en la serie (de Lewis)" porque "recupera la maravilla, la magia y la aventura de El león, la bruja y el armario'".

Una opinión que comparte Georgie Henley, protagonista de la saga en el papel de Lucy, para quien La travesía del viajero del alba es su "libro favorito" de los siete.

"Me gusta porque se visitan muchos sitios y se aprenden muchas cosas diferentes, también porque tiene un final agridulce", comentó Henley, quien confesó que su lugar preferido en esta entrega de Narnia fue la Isla de los Magos, una de las que visitan a bordo del navío Dawn Treader mientras surcan unas aguas infestadas de bestias marinas.

La travesía del viajero del alba es el primer filme de Narnia realizado por Fox, junto a Walden Media, después de que Disney desechara la franquicia tras los modestos resultados conseguidos en taquilla por El príncipe de Caspian (2008), comparados con el éxito de El león, la bruja y el armario (2005).

El príncipe de Caspian recaudó 140 millones de dólares en EE.UU. sobre un presupuesto de 200 millones, por los 290 millones logrados por la primera entrega.

Fox ha volcado la promoción de La travesía del viajero del alba en EE.UU. sobre las comunidades cristianas, según informó The Hollywood Reporter, tratando de aprovechar la vinculación religiosa de los relatos de Lewis, quien antes de fallecer afirmó que el mundo de Narnia era una alegoría sobre Jesucristo.

Algo que han tratado de minimizar los integrantes del filme, confiados en que la historia llegará a una audiencia más amplia.

"Trata sobre redención, tentación y fe, pero no necesariamente tiene que relacionarse con la religión, hay gente que encuentra fe en sus vidas más allá de Dios", comentó Poulter

Sin embargo, la página web Narniafaith.com, creada por Fox y Walden, profundiza en las raíces cristianas de las novelas de Lewis y refuerza la idea sobre el poso religioso subyacente en el mensaje transmitido por las películas.