El fiscal del Tribunal Supremo (TS), Antonio del Moral, se mostró escéptico ante la nueva reforma del Código Penal que entrará en vigor el próximo 23 de diciembre. Lo hizo en el marco de las Jornadas sobre la Reforma del Código Penal, que fueron clausuradas en la tarde de este viernes en el Edificio de Usos Múltiples I de Las Palmas de Gran Canaria, según informó la organización en un comunicado.

De esta manera, según indicó del Moral "ya el Código Penal actual era tremendamente duro y en las últimas reformas se ha continuado esa tendencia de endurecer las penas, por lo que hay algo de populismo punitivo".

"Más que aumentar las penas —añadió—, sería necesario crear un sistema de más transparencia, medidas de control administrativo o investigación policial para atajar las causas de los delitos. Por ello, el legislador tiene que aprender que lo que hace más amenazante a una pena es su necesidad de que sea imperativa y no se pueda eludir, no su dureza".

Por su parte, España es actualmente el estado con mayor población reclusa de toda la Unión Europea a pesar de ser uno de los países con la tasa de delincuencia más baja por habitante. "Esto obedece a un código penal que, a mi juicio, es demasiado duro", opinó Antonio del Moral.

Como muestra de ello, el fiscal del Tribunal Supremo explicó que según el actual Código Penal, "poniendo un ejemplo en el que a la puerta de un colegio se encuentren tres personas y una de ellas vendiera películas robadas, otra películas piratas y otra pornografía infantil, se castiga mucho más a la que vende copias ilegales de música o películas (con penas hasta de prisión) que la que vende pornografía infantil (quien simplemente pagaría una multa).

Precisamente, algunas de las penas que se verán rebajadas en esta última revisión del código son las aplicadas en todo lo referente al 'top manta' y a los delitos por tráfico de drogas. "Las penas por estos delitos eran totalmente desproporcionadas", puntualizó.

Corrupción urbanística

Por otro lado, el fiscal delegado de Medio Ambiente y Urbanismo de Las Palmas y director de estas jornadas, Javier Ródenas, fue el encargado de abordar los cambios en lo que respecta a los delitos contra la ordenación del territorio y las prevaricaciones urbanísticas. Según indicó "el legislador ha apostado fuerte por una represión de estas penas privativas de libertad y por el aumento de las categorías delictivas".

Ródenas vinculó la disminución de los delitos en materia urbanística al descenso de la construcción y no al aumento de las penas privativas de libertad. "Al haber una crisis económica, y ya no ser la construcción el motor de la economía, evidentemente van a bajar los delitos de este tipo de corrupción", afirmó.

La nueva regulación en torno al delito del cohecho y la asociación ilícita fue abordada por el magistrado juez del Juzgado de Instrucción nº2 de La Laguna (Tenerife), César Romero Pamparacuatro, también participante en estas jornadas.

Con la celebración de estas Jornadas, unos 120 profesionales del derecho han tenido la oportunidad de conocer de primera mano lo que acontecerá a partir de la entrada en vigor de la última reforma del Código Penal y debatir en torno a aquellos aspectos cuya aplicación aún ocasiona bastantes dudas.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.