El nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con su antecesor Corbacho
El nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con su antecesor Corbacho. EFE

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha descartado que la reforma del sistema de pensiones se vaya a hacer por decreto en el caso de que no se alcance un acuerdo antes de abril de 2011.

Así lo manifestó en una entrevista en Radio Nacional de España (RNE), en la que dijo que una reforma de la importancia que tiene cambiar el sistema de pensiones no se puede hacer por decreto, sino por consenso.

El titular de Trabajo enfatizó que el Gobierno no descartará "nunca" la posibilidad de un acuerdo y señaló que diciembre va a ser un mes con mucha actividad, ya que hay que culminar en sede parlamentaria los trabajos del Pacto de Toledo y después iniciar un proceso de diálogo con los interlocutores sociales.

El Gobierno, según Gómez, "una vez culminados los trabajos" enviará al Parlamento un proyecto de Ley, pero "no un Decreto Ley".

El Gobierno enviará al Parlamento un proyecto de Ley, "no un Decreto Ley" Sobre la posibilidad de endurecer las normas para quienes rechazan un empleo, dijo que ya hay normas que penalizan esas situaciones y que el problema más acuciante es que hay poca oferta de trabajo, y en solucionar eso es donde hay que incidir y "no en penalizar al desempleado".

En cuanto a la recuperación de empleo, señaló que de forma más estable y continuada se producirá a partir de 2012 cuando la economía estará muy cerca de "ese 2%" en el que se ha creado empleo tradicionalmente en España.

Precisó que ya desde el segundo semestre de 2011 se creará de forma estable, "aunque poco", en torno a los 40.000 ó 50.000 puestos de trabajo.

La reforma laboral, que fue aprobada en el Pleno del Congreso de los Diputados el pasado 9 de septiembre, únicamente contó con los votos a favor del PSOE y se pudo aprobar gracias a la abstención del PNV.

Valeriano Gómez aclaró que esta reforma no generará empleo por sí misma pero tiene que crear las condiciones y ayudar a que en el futuro haya menos dualidad laboral, con menos contratos temporales y más empleo fijo, aunque éste sea más flexible, "que es lo que necesitamos".