El príncipe Guillermo de Inglaterra se casará con su novia Kate Middleton

  • Así lo ha confirmado la Clarence House, residencia del príncipe Carlos.
  • Se casarán en Londres, en primavera o verano de 2011.
  • Se conocieron en 2001, mientras estudiaban en la Universidad.
  • Guillermo le ha dado a su prometida el anillo de su madre, Lady Di.
El príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton posan para los medios durante el acto en el que han anunciado su enlace matrimonial.
El príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton posan para los medios durante el acto en el que han anunciado su enlace matrimonial.
EFE

El príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión a la Corona británica, se casará con su novia Kate Middleton el año próximo, según informó este martes Clarence House, residencia oficial del príncipe Carlos.

Al dar a conocer el compromiso del príncipe, Clarence House indicó que la boda se celebrará en la primavera o el verano de 2011, en Londres, sin precisar el lugar.

Guillermo, de 28 años, y Kate, también de 28, se comprometieron el pasado octubre mientras pasaban unas vacaciones en Kenia, y el príncipe ha informado a la reina Isabel II y a sus familiares. El hijo del príncipe de Gales conoció a Kate Middleton cuando ambos estudiaban en la Universidad de St Andrews (Escocia).

"El príncipe de Gales está encantado de anunciar el compromiso del príncipe Guillermo con Catherine (nombre completo) Middleton. La boda se celebrará en la primavera o verano de 2011, en Londres", indica el comunicado real.

Una vez casados, la pareja vivirá en el norte de Gales, donde el príncipe continuará prestando sus servicios en la Real Fuerza Aérea británica (RAF).

El hijo del príncipe de Gales -que pidió la mano de Kate al padre de la joven, Michael Middleton- conoció a su novia en el año 2001 mientras ambos empezaron a estudiar historia del Arte en la Universidad de St Andrews (Escocia), aunque Guillermo decidió abandonar esa carrera para pasarse a Geografía.

Desde hace varias semanas la prensa ha conjeturado con la posibilidad de que la Casa Real estaba a punto de anunciar el compromiso de la pareja.

El príncipe Guillermo debió solicitar el permiso a la reina Isabel II para comprometerse con Kate Middleton, según una legislación que data del siglo XVIII.

La Reina debió firmar una nota de aprobación bajo el titular del Gran Sello del Reino, en virtud de la Ley de Matrimonios Reales de 1772, que obliga a los descendientes del rey Jorge II a obtener el consentimiento del soberano antes de contraer matrimonio.

Isabel II de Inglaterra sólo hubiera negado su visto bueno a Guillermo si el primer ministro británico, David Cameron, hubiera desaconsejado la boda. Sin embargo, el palacio de Buckingham emitió una nota en la que se decía: "Tanto la Reina como el Duque de Edimburgo están totalmente encantados por los dos".

Sin embargo, tras conocerse la noticia, el primer ministro británico, David Cameron, dijo estar "encantado" por la pareja y les ha enviado los mejores deseos para el futuro. El líder de la oposición, el laborista Ed Miliband, también manifestó su alegría y dijo que "todo el país les desea la mayor de las felicidades".

La Casa Real británica ha informado, además de a los miembros del Gobierno y a los líderes de la oposición, al Arzobispo de Canterbury, Rowan Williams.

El año 2011 marcará treinta años desde que los padres de Guillermo -el príncipe Carlos y Diana de Gales- se casaron en la catedral de San Pablo, en Londres, matrimonio que terminó años después en divorcio.

Según manda la tradición, incluso con la aprobación de la Reina, la única manera de que la boda no llegase a celebrarse es si las dos cámaras del Parlamento -Comunes y Lores- se manifiestan en contra en los próximos meses, algo considerado improbable que suceda.

La religión es un factor importante en este caso porque en virtud de una ley de 1701, los miembros de la Familia Real que figuran en la línea de sucesión al trono deben ser anglicanos. En caso de que Guillermo hubiera querido casarse, por ejemplo, con una joven católica hubiera tenido que renunciar a sus derechos a la sucesión a la Corona.

Eso sucedió con el príncipe Michael de Kent (primo de Isabel II) en 1978, ya que como decimosexto miembro de la línea sucesoria debió renunciar a sus derechos para casarse con la baronesa Marie-Christine von Reibnitx, conocida ahora como princesa Michael of Kent, ya que ésta es católica.

La presentación del compromiso

El príncipe Guillermo explicó este martes que dio a su prometida, Kate Middleton, el anillo de compromiso de Lady Di, porque "es mi manera de asegurarme de que mi madre no se pierde el día de hoy y toda la emoción".

El segundo en la línea de sucesión al Trono británico dijo ante los periodistas que tanto él como su novia están "muy felices" ante la perspectiva de su próxima boda. En una comparecencia conjunta, en la que ella lució su nuevo anillo de compromiso -que perteneció a la fallecida princesa Diana-, Guillermo dijo que había llegado el momento de formalizar su unión: "Ahora es el momento adecuado y estamos muy, muy felices".

"Ha sido un auténtico alivio y es muy agradable poder contárselo a todo el mundo", añadió el príncipe, quien desveló que le resultó "bastante difícil" mantenerlo en secreto "especialmente durante las últimas dos o tres semanas".

Por su parte, Kate Middleton afirmó que la idea de entrar a formar parte de la Familia Real británica es algo que "intimida", pero confió en que estará a la altura de las circunstancias. Ambos comparecieron por primera vez ante la prensa después de que hoy Clarence House, la residencia oficial del príncipe Carlos -padre del novio-, anunciara la próxima boda de la pareja, que lleva unos ocho años de noviazgo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento