La presidenta del Instituto Coca-Cola de la Felicidad, Margarita Álvarez, ha asegurado que dentro de esta compañía multinacional el área de Recursos Humanos está aprovechando los aprendizajes derivados del I Congreso sobre la Felicidad celebrado en Madrid en octubre y ha asegurado que "cada vez más empresas son conscientes de primar un ambiente de felicidad en el trabajo y tienen interés en cómo conseguir que la plantilla sea más feliz porque entonces será más productiva".

Este I Congreso sobre la Felicidad celebrado en Madrid contó entre sus participantes con el primer ministro de Bután, país que defiende que la riqueza de los países no sólo se mide en el PIB, sino en el Producto Interior de Felicidad.

Sobre las conclusiones del congreso, Álvarez ha reconocido que "es difícil" hacer un extracto, para avanzar que investigan en tres áreas. Una de ellas es medir la felicidad mediante escalas que sean homogéneas para entender el bienestar en los países y continentes.

Otra área es la importancia de la infancia "dada su influencia en nuestra felicidad y no sólo por los padres, sino también por los profesores y el ambiente del colegio porque nos influye mucho el sentirnos queridos en ese ámbito".

En este sentido, ha avanzado que analizarán cómo gestionar las emociones para que las generaciones futuras sean más felices; mientras que el tercer aspecto de análisis será la salud porque lo importante es "ser feliz para estar sano y la felicidad alarga la vida", ha sentenciado Álvarez.

'Una experiencia de diferenciación' ha sido el título de la conferencia que ha impartido en el Foro Empresa 2010, en la que Margarita Álvarez ha relatado cómo el Instituto Coca-Cola de la Felicidad surgió en el 2007 con la finalidad de hallar los condicionantes que llevan a los españoles a afirmar si son felices o no.

Marca y felicidad

Este Instituto se creó tras un estudio en el que descubrieron que Coca-Cola era la marca que los españoles más relacionaban con la felicidad y se ha centrado en el éxito que tuvo el último anuncio en el que una persona mayor relataba a un bebé sus vivencias.

"Fue una experiencia real porque el abuelo tenía más de cien años, no disponía de guión y relataba sus aprendizajes de la vida real en su Mallorca natal".

Álvarez ha rememorado cómo se inició el mayor estudio sobre felicidad con Eduard Punset y un catedrático de Psicología de la Universidad Complutense. Realizaron más de 900 preguntas a varios cientos de entrevistados para localizar qué es lo que hace feliz a la gente; tras el éxito obtenido, se hizo un estudio europeo que reveló que España era el segundo país más feliz, a pesar de que se realizó en plena crisis.

"La diferencia es que se cambiaban las prioridades de las variables de la felicidad", ha sintetizado Álvarez, al explicar que en el primer estudio era la salud la prioridad y en el segundo prevalecía el amor de los amigos y del entorno y bastante más lejos la salud y el dinero. "En crisis, tendemos a volver a nuestro entorno, a nuestra base", ha indicado Álvarez, para añadir que la gastronomía es otro aspecto que "nos hace felices".

En el turno de preguntas ha precisado que la intención de Coca-Cola "no es dar consejos, sino contar lo que aprendemos y dar altavoz a lo expertos para que lo cuenten", para apostillar que Coca-Cola "vende magia y felicidad y es una marca que desde hace 124 años habla de la felicidad y es la marca más relacionada con la felicidad".

Álvarez ha avanzado que se plantean abrir líneas de colaboración con las empresas, con la Universidad de California y el Gobierno de Bután para concluir al indicar que Coca-Cola "es una marca tremendamente potente, con una cota de mercado muy alta, pero las nuevas generaciones crecen en otro entorno y ahora se compite por una cuota de estómago con más cantidad de productos, no sólo la marca de la competencia, sino cervezas o yogures bebibles".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.