El Tribunal Federal de Suiza ha aceptado una medida cautelar solicitada por Gas Natural Fenosa contra el laudo arbitral que daba la razón a la argelina Sonatrach.

Según informa la compañía presidida por Salvador Gabarró, las cautelares concedidas hacen que el laudo quede suspendido hasta que se produzca una resolución acerca del caso.

Este laudo, emitido por la corte de arbitraje de París, obligaba a la empresa española a desembolsar unos 1.500 millones por la revisión al alza de los precios del gas y fue impugnado por Gas Natural Fenosa ante el tribunal suizo.

Mientras, Gas Natural Fenosa sigue negociando con Sonatrach acerca de las revisiones de precio previstas en los contratos de suministro de gas, y espera un "resultado beneficioso para ambas partes que zanje definitivamente la mencionada controversia".

Fuentes jurídicas consultadas por Europa Press indican que las cautelares concedidas por el tribunal suizo suponen un arma negociadora para Gas Natural Fenosa. Una instancia jurídica como la suiza, indican, no adopta una medida de este tipo si no percibe que los argumentos de la gasista tienen solidez.

Precios desde 2007

El laudo dictado por la corte de arbitraje de París se refiere a la revisión de los precios aplicados desde 2007 por los contratos de suministro de gas que recibe Gas Natural Fenosa de Argelia a través del gasoducto Magreb-Europa.

Gas Natural Fenosa indicó a comienzos de octubre que, en el peor de los escenarios posibles, la aplicación del laudo podría reducir en un máximo de 450 millones su resultado consolidado después de impuestos en 2010. Este recorte máximo se produciría si no prosperase ninguna de las medidas legales emprendidas ni la revisión de precios solicitada.

"laudo abusivo"

La compañía española consideró este laudo "abusivo, desproporcionado y muy alejado de las condiciones reales del mercado", y por este motivo no sólo emprendió acciones legales, sino que solicitó la revisión de precios de los contratos.

Recientemente, el consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, advirtió de que, si no se produce un "acuerdo razonable" y se "consolida el nivel de precios del laudo", la revisión afectará a la Tarifa de Último Recurso (TUR) de gas.

Además, explicó que el laudo afecta sólo al 10% del Ebitda y que el litigio con Sonatrach se refiere a dos contratos de 6 y 3 bcm (millones de metros cúbicos) de gas al año cuyo vencimiento está fijado en 2021 y 2020, respectivamente.