El concejal del Partido Popular (PP) y posible nuevo alcalde de Teruel, Manuel Blasco, ha negado este miércoles que se haya reunido con Miguel Ferrer, alcalde de Teruel hasta la semana pasada, cargo que abandonó a consecuencia de su marcha del Partido Aragonés (PAR).

Tras las afirmaciones del secretario general del Partido Socialista (PSOE) en Teruel, Vicente Guillén, de que Blasco podría "haber alentado" la marcha de Ferrer del consistorio, el concejal 'popular' ha opinado que hay que "discutir menos" y buscar más soluciones entre todos.

En declaraciones a Europa Press, Blasco ha apuntado que las acusaciones de Guillén "rozaron lo inadmisible". Aún así, ha abogado por "pasar página y pensar en la estabilidad municipal" y "en que quedan pocos meses de legislatura".

A su entender, "los que estemos deberemos intentar discutir menos y resolver los máximos problemas posibles para que, a partir de junio del año que viene, el nuevo alcalde pueda dirigir la ciudad con tranquilidad".

Blasco ha señalado que Guillén ha creado con sus declaraciones "una película casi de terror, basándose en un hipotético encuentro sobre el que Ferrer y yo hubiéramos podido llegar a algún tipo de pacto inconfesable, que él no alcanza a saber" y "yo pudiera ser el instigador de todo esto; es capaz de montar en torno a un rumor toda una estrategia".

Sin embargo, él ha negado, "desde el principio y con contundencia", ese encuentro y se ha preguntado "en qué queda toda esa estrategia".

Además, ha señalado que existe "una gran diferencia en el comportamiento de los concejales del PSOE en el Ayuntamiento", quienes, igual que los del PP y de Chunta Aragonesista, tienen una actitud "de total colaboración y responsabilidad, sacando adelante los asuntos" y "guardándose las diferencias políticas", que "contrasta con la irresponsabilidad del máximo dirigente del PSOE en Teruel".

Blasco ha reconocido que está "meditando" ante la posibilidad de que el próximo 17 de noviembre sea elegido nuevo alcalde de Teruel por si tiene que tomar "decisiones rápidas". Lo primero, sería estudiar la situación económica del Ayuntamiento y, a partir de ahí, "intentar gastar menos y recaudar más; pero como es muy difícil conseguir más ingresos, sobre todo habrá que apretarse el cinturón".

En cuanto al organigrama de las concejalías, Blasco ha señalado que "si gobernamos tenemos que decidir si damos competencias delegadas a la oposición" ya que "ahora las tienen" y, "gobierne quien gobierne, vamos a estar en minoría".

Por eso, ha opinado que "sería ridículo cesar a todos los concejales y poner concejales nuevos porque cuando se enteren un poco ya estaremos en la precampaña electoral", cuestiones que también se deben debatir dentro del PP de Aragón, ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Teruel.