El abogado Fernando del Valle, acusado en el caso 'Ballena Blanca', contra el blanqueo de capitales, ha asegurado este miércoles que la instrucción en el bufete de Marbella (Málaga) respecto a las declaraciones de impuestos de sociedades "era proporcionar a Hacienda toda la información posible".

Este juicio ha llegado al último de los bloques, relativo a los 141 delitos de falsedad documental por los que se acusa a Del Valle y a una de las empleadas, al introducir presuntamente en lugar de los datos personales de socios los del letrado o los de otra trabajadora; o bien hacer constar la identificación de una misma sociedad.

La consecuencia de estas alteraciones, según el fiscal, "es que se dificulta a la Hacienda Pública conocer la participación de los verdaderos representantes y representados en la sociedad" y en este caso al introducir los datos identificativos "aparecerían" el letrado y la empleada "y quedarían ocultos los verdaderos titulares".

En este sentido, los dos acusados en este bloque han indicado que para poder poner la información sobre la razón social de la empresa en el formulario de la declaración había que rellenar el campo anterior, pero al no tener esos datos se introducían otros, tachando posteriormente el número erróneo al imprimirse el documento.

Así, Del Valle ha manifestado ante el Tribunal que había una asesoría y, "al parecer, no era una exigencia del sistema" y "se podía presentar la declaración rellenando o no" determinados apartados, pero ha insistido en que "si los rellenábamos era porque queríamos facilitar a Hacienda toda la información posible" sobre los socios.

Ha indicado que el personal del bufete "desconocía" que existía una mecánica interna de control sobre los datos rellenados en el formulario en el ordenador, "y se quedaban conforme con la declaración material, el documento entregado a la Hacienda".

Por su parte, la empleada acusada en este bloque ha señalado que "se llamó a Hacienda para preguntar qué número poníamos y se nos dijo que pusiéramos un número cualquiera" y, al no servir determinados, consultó a la otra empleada acusada en la causa, aunque no procesada por este bloque. ÓRDENES

No obstante, la procesada ha asegurado que no recibió la orden de Del Valle y ha explicado que no hizo en las mejores condiciones la declaración en la que dijo que en este apartado recibió órdenes del responsable del despacho, ya que estaba "amedrentada" por la detención tan prolongada.

Ha añadido que "era una forma operativa y nunca tuve constancia ni supe que pudiera haber clientes que fueran delincuentes", al tiempo que ha aseverado que "no hubo intención de ocultar a nadie ni tampoco de ocultar a los socios, porque había una escritura de constitución donde aparecían".

Por último, ha indicado que Hacienda "nunca jamás" solicitó información sobre determinados campos de la declaración y "si lo hubiese hecho, le hubiésemos respondido, hubiéramos tenido la opción de decirle que los socios eran los nombres que aparecían y, además, dábamos por hecho que se estaba presentando bien".

También ha declarado la otra empleada del bufete que está acusada aunque no en este bloque, quien ha señalado que estuvo "de acuerdo" con la forma de actuar, al parecerle "lo más normal" poner sus datos o los de Del Valle "porque estábamos en la copia de la escritura de la sociedad", más aún cuando "se iba a tachar, no se iba a presentar esa información a Hacienda". "No le dimos ninguna importancia", ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Málaga.