Un grupo de unos 200 estudiantes ingleses han tomado este miércoles la sede del Partido Conservador del primer ministro, David Cameron, y se han enfrentado a la Policía en el marco de las protestas contra el aumento del coste de las matrículas universitarias, que se triplicarán a partir de 2012 en el Reino Unido. Las protestas han provocado al menos dos heridos entre las fuerzas policiales y ha culminado con 32 arrestos, según publica la edición digital del diario británico The Guardian, citando a fuentes policiales.

Los jóvenes quieren presionar a los diputados para que voten en contra de esta ley La protesta, organizada por el Sindicato Nacional de Estudiantes (NUS), convocó a alrededor de 50.000 personas, la mayoría profesores y estudiantes, la mayor concentración contra el Gobierno en los meses de historia del Ejecutivo de coalición, del que también forman parte, además de los conservadores, el Partido Liberaldemórata de Nick Clegg.

Los jóvenes se quejan principalmente por los recortes que afectan a universidades y que obligarán a los estudiantes a pagar al año 6.000 libras (unos 7.000 euros) por cursar sus carreras. Esta cifra se incrementará en algunas universidades hasta las 9.000 libras, el triple de la tasa actual, en un contexto marcado por los intentos del Gobierno para reducir el elevado déficit público y que habrían supuesto una reducción del 40% del presupuesto para educación superior.

Lo que se planteaba como una manifestación pacífica -desde el Parlamento hasta la galería Tate- se torció a su paso por el rascacielos donde se encuentra la sede de los 'tories', la Torre Milibank. Allí, y después de que algunos jóvenes rompiesen los cristales de la planta baja, utilizando para ello incluso el mobiliario del propio edificio, cientos de manifestantes irrumpieron en las instalaciones. Algunos de los manifestantes se encaramaron al techo del edificio y llegaron a encender una fogata, protagonizando momentos de tensión con la Policía, que debió evacuar a unas cien personas.

El presidente del sindicato estudiantil, Aaron Porter, ha advertido a los liberales de que se exponen a ser expulsados del Parlamento si votan a favor de esa polémica propuesta, violando así sus promesas electorales.

Crítica de los profesores

La dirigente del sindicato de profesores, Sally Hunt, consideró que "no hay nada justo ni progresista en triplicar el coste de una licenciatura y recortar de paso las becas, pues para muchos será determinante de si pueden o no proseguir estudios universitarios".

Los estudiantes dicen que combatirán a aquellos diputados liberales que en la campaña electoral expresaron su oposición a todo incremento de las matrículas y que ahora que su formación está en el Gobierno quieren votar a favor de la propuesta 'tory'. Estudiantes de la Goldsmiths University of London ahorcaron simbólicamente la efigie del líder liberaldemócrata y viceprimer ministro, Nick Clegg, por apoyar la propuesta de sus aliados conservadores.