La Iglesia navarra ingresó en 2009 un total de 26,1 millones de euros, lo que supone un incremento del 15,2 por ciento con respecto a los ingresos de la diócesis en 2008, un aumento que se achaca a las aportaciones de los fieles.

El vicario episcopal para Asuntos Económicos, Francisco Javier Aizpún, ha expresado que "la feligresía ha respondido a la llamada que se hizo el año pasado para, en tiempos de crisis, poder seguir dando una cobertura a la gente necesitada y a la labor de la Iglesia". "No es ninguna broma lo que está pasando en las parroquias, es muy visible que tanta gente acuda a Cáritas, la gente lo ve y se ha movido el corazón. Esto manifiesta la solidaridad y la profunda fe de los cristianos", ha dicho.

Por ello, ha expresado "el agradecimiento de la Iglesia a todos los fieles por su generosidad y la necesidad de continuar con el espíritu de cooperación y colaboración entre los fieles".

Según ha expresado Aizpún, los gastos de la Iglesia han aumentado en la misma proporción que los ingresos, ya que "se gasta todo lo que se tiene, porque las necesidades siguen creciendo, especialmente las necesidades de atender a los que acuden a las Cáritas parroquiales, unas necesidades que han crecido a un ritmo exponencial desde que comenzó la crisis". "Ésta es la razón por la que necesitamos continuar con el gran esfuerzo realizado hasta ahora", ha dicho.

Las cuentas de las más de 700 parroquias de Navarra reflejan que las aportaciones de los fieles pasaron de los 13,4 millones de euros de 2008 a los 15,4 millones de euros recaudados en 2009 a través de donativos, cuotas y la colecta del Día de la Diócesis.

Además, a través del fondo común interdiocesano, que se obtiene de la casilla a favor de la Iglesia en la declaración de la renta, la diócesis también ha incrementado sus ingresos, pasando de 3,2 millones a 4,1 millones, un aumento del 29,23 por ciento.

Aizpún ha explicado que este aumento se debe al cambio de sistema de financiación de la Iglesia católica y ha recordado que "la Iglesia solamente cuenta con las aportaciones directas de los fieles que marcan su casilla en la declaración de la renta". "Es importante que nos mentalicemos de que la financiación de la Iglesia ahora solo es responsabilidad de los cristianos. Esto supone un esfuerzo, mucha incomodidad a veces, pero es absolutamente necesario, supone un compromiso necesario para la financiación de la iglesia", ha dicho.

El resto de ingresos de la diócesis en 2009 fueron subvenciones y pensiones (2,8 millones), rentas de patrimonio mobiliar y plusvalías (2 millones), ingresos por servicios (0,9 millones), rentas de patrimonio inmobiliario (453.000 euros) e ingresos excepcionales (330.776 euros).

En cuanto a gastos, la mayoría fueron para servicios exteriores, es decir, fundamentalmente obras. En este capítulo se consignaron 9 millones de euros. Le siguen gastos de personal (7,8 millones de euros), comunicación de bienes (3,9 millones), gastos financieros (2,5 millones), provisiones (1,5 millones), compras (844.000 euros), otros gastos (214.000 euros), amortizaciones (154.000 euros) y tributos (48.000 euros).

Día de la diócesis

Francisco Javier Aizpún ha presentado estos datos con motivo de la tradicional rueda de prensa en la que la Iglesia presenta el Día de la Diócesis, que este año se celebrará el próximo domingo 14 de noviembre.

En 2008 la colecta fue de 374.000 euros, mientras que en 2009 fue de 388.000 euros. La colecta de 2010 irá en gran parte a cubrir necesidades de patrimonio y a la gente necesitada.

Consulta aquí más noticias de Navarra.