Las arrestados fueron localizados por los policías en las proximidades de una chatarrería de Elda donde, al percatarse de la presencia policial, realizaron con su vehículo una maniobra evasiva, para intentar eludir su identificación.

Tras una breve persecución, los agentes los interceptaron y comprobaron que en su furgoneta transportaban ocultos una gran cantidad de cable de cobre, más de doscientos kilogramos, con signos evidentes de haber sido sustraído.

Posteriormente, se comprobó que el cableado telefónico intervenido provenía de varios robos en zonas de Monovar y Novelda (Alicante), que habían sido denunciados una semana antes por la empresa perjudicada. El material sustraído estaba valorado en más de 6.000 euros.

Los detenidos, con antecedentes anteriores por hechos similares, han sido puestos a disposición del juzgado de instrucción de guardia de Elda, tal y como han señalado las mismas fuentes.

Consulta aquí más noticias de Alicante.