Erupción del Merapi
Varias personas evacúan a un cadáver en la zona del volcán. EFE

Al menos 54 personas murieron y otras 68 resultaron heridas este viernes por una nueva erupción del volcán Merapi en Indonesia, por lo que se elevan ya a 92 los fallecidos desde que el monte comenzara a rugir el pasado 26 de octubre.

Provocó nubes tóxicas de temperaturas superiores a 750 grados Todas las víctimas se produjeron en la localidad de Bronggang, a 15 kilómetros de distancia del cráter y situada por tanto dentro del perímetro de seguridad que una vez más se ignoró, informaron fuentes oficiales.

La erupción sonó como un trueno y lanzó al cielo columnas de ceniza y fragmentos de roca de hasta seis kilómetros de altura, intensificó los ríos de lava que bajan de la montaña y provocó nubes tóxicas a temperaturas superiores a los 750 grados centígrados. También obligó a cerrar el aeropuerto de Yogyakarta, la mayor ciudad de esta región de la isla de Java.

Un momento crítico

La explosión pudo escucharse a 20 kilómetros de distancia, explicaron los vulcanólogos indonesios, que creen que la de esta mañana ha sido la erupción más fuerte hasta el momento. Según varios testigos, decenas de personas con los rostros cubiertos de ceniza se están alejando a pie o en motocicleta del volcán, mientras el Ejército sigue evacuando a otros en camiones llenos de mujeres y niños.

Se trata de la mayor actividad en los últimos cien años. Es crítico El pequeño hospital de Bronggang se ha convertido en un improvisado tanatorio para decenas de cuerpos sin vida arrancados de sus viviendas calcinadas. "Creemos que se trata de la mayor actividad en los últimos cien años. Es un momento crítico", afirmó Sukhyar, geólogo del Ministerio de Energía y Recursos Minerales de Indonesia.

Previamente, las autoridades indonesias habían ampliado de 15 a 20 kilómetros el radio respecto al cráter del perímetro de seguridad, y ordenaron abandonar el área inmediatamente a todos los residentes. Bronggang se encontraba dentro de la zona de exclusión, pero sus vecinos no salieron a tiempo de sus viviendas.

Perímetro de seguridad

Unos 100.000 evacuados llevan varios días viviendo en campos, la mayoría situados en Yogyakarta, desde que hace dos semanas el Merapi comenzara a soltar casi a diario lava, gases y ceniza incandescente.

Muchos ancianos ignoran el perímetro de seguridad para atener a sus cultivos Pero no todos temen las erupciones, y muchos residentes ignoran el perímetro de seguridad, bien porque al ser ancianos no quieren dejar sus casas o campesinos que se escapan de noche para atender sus cultivos y ganados.

Los vulcanólogos opinan que la actividad del Merapi, de 2.194 metros de altura y cuyo nombre significa "montaña de fuego" en javanés, puede prolongarse meses, pero no debería haber más víctimas si se respetan las normas. Indonesia se asienta sobre el llamado "Anillo de Fuego", un área de intensa actividad sísmica y volcánica, y tiene unos 400 volcanes, de los que 129 están activos.