Barack Obama
Obama se dirige a la Sala Este de la Casa Blanca para ofrecer una rueda de prensa en Washington. Chip Somodevilla / EFE

El Partido Republicano reafirmó su objetivo de tumbar en la Cámara de Representantes de Estados Unidos la agenda reformista de Barack Obama, lo que incluye la anulación de la reforma sanitaria.

El pueblo está preocupado por el control del Gobierno del cuidado de saludEl legislador republicano de Ohio, John Boehner, que será el próximo presidente de la Cámara de Representantes (desbancando a la demócrata Nancy Pelosi), dejó claro que su partido tocará el "botón de reinicio" en la agenda de los próximos dos años.

Durante su primera conferencia de prensa tras las legislativas del martes, Boehner dijo que la victoria republicana en esa cámara fue un mandato de los votantes para corregir la marcha del país, y citó entre sus primeros objetivos desmantelar la reforma sanitaria, una de las prioridades del presidente Barack Obama.

En declaraciones a periodistas momentos antes de la rueda de prensa, Boehner destacó que "el pueblo estadounidense está preocupado por el control del Gobierno del cuidado de salud (...), creo que antes de comenzar es importante que sentemos las bases para revocar esta monstruosidad y la reemplacemos con reformas de sentido común que reducirán el gasto del seguro de salud en EE UU".

Una reforma herida por la crisis

La reforma sanitaria fue una promesa electoral de Obama y uno de sus principales objetivos legislativos tras asumir el poder en 2009.

No obstante, la lenta recuperación económica tras la recesión infundió ansiedad y nerviosismo entre los electores, lo que fue aprovechado por los candidatos republicanos para sumar adeptos en estos comicios.

Ante las fisuras ideológicas, asuntos como la ley energética, la reforma migratoria y la anulación de la ley que prohíbe la participación de los homosexuales en el Ejército tienen un camino escabroso en el Congreso, según expertos.

Momento dulce del Tea Party

Las elecciones confirmaron la influencia del movimiento ultraconservador Tea Party en la vida política pero sus activistas y legisladores aseguran que fue sólo un primer paso en su lucha para transformar el Gobierno.

"Vigilaremos a los congresistas para asegurarnos de que cumplen las promesas con las que ganaron las elecciones", dijo Mark Meckler, co-fundador del Tea Party Patriots, que agrupa a 2.800 organizaciones locales en todo Estados Unidos.

Obama reconoció que el resultado de los comicios legislativos demuestra que "la gente está profundamente frustrada" con el ritmo de la economía y admitió su parte de culpa: "Como presidente, acepto la responsabilidad en esto".