Sin embargo, exigen al Ayuntamiento que instale más aparcamientos para bicicletas y que éstos sean más seguros. Como avanzó ayer 20 minutos, el Ayuntamiento multará con hasta 3.000 euros a quien deje la bici atada al mobiliario urbano y le provoque daños.

«Hay que crear aparcamientos acristalados o subterráneos. En Valencia, si dejas la bici sin atar, casi seguro que te la roban», comentó ayer Antonio Capafons, uno de los miembros fundadores de Universitat en Bici.

En la norma también se sanciona a las motos que aparquen en aceras de menos de 2,5 metros de ancho con hasta 1.500 euros.