La recogida de peces que permanecen muertos desde hace dos semanas en el embalse de Fuentes Claras, en la capital abulense, se inició hoy por parte de operarios de la empresa Tragsa, contratados por la Junta, con el apoyo de miembros de la Confederación Hidrográfica del Duero.

Varios trabajadores realizaron la labor en la orilla y luego dentro del embalse sobre una zodiac del organismo de cuenca, ante un pestilente olor de los animales en descomposición.

Lla Delegación de la Junta ha insistido en que la retirada de la fauna piscícola de Fuentes Claras no es de su competencia y que su labor se limita a apoyar los trabajos, si bien los operarios de Tragsa habían acudido por encargo de la Administración autonómica.

Este asunto ha sido motivo de polémica, por lo que el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, culpó de que los peces hayan permanecido muertos durante más de dos semanas en el embalse al organismo de cuenca.

Criticó "la rapidez con la que ponen multas y las recogen no la utilizan para solucionar problemas, ante los que salen huyendo".

"Desde hace tiempo, venimos denunciando a través de cartas la situación de los cauces del río Adaja y sus riberas a su paso por la ciudad", añadió.

García Nieto dijo agradecer a la Junta su colaboración para recoger los peces y afirmó que "la responsabilidad" es de la Confederación, que son "dueños y señores de la zona cuando les interesa". "Lo que nos da más razones para pedir que la titularidad pase a manos de la Junta de Castilla y León", apostilló.

Mientras, el delegado de la Junta en Ávila, Francisco José Sánchez, también criticó al organismo de cuenca por "eludir sus obligaciones, echando balones fuera" y no siendo "ni competentes ni responsables en sus actos".

Por otra parte, la portavoz municipal socialista, Mercedes Martín, calificó el hecho como un "espectáculo lamentable, manipulado y vergonzoso", que ha servido para que Junta y Ayuntamiento "pidan las competencias de la cuenca".

"Han creado tanta confusión y un claro interés partidista en un asunto que ha podido provocar un problema de salud pública", aseveró.

Martín dijo que tiene constancia que la Junta fue la que se dirigió al organismo de cuenca para solicitar apoyo en la retirada de los peces, que murieron desde el 11 de octubre por falta de oxígeno y el vertido de materia orgánica al embalse tras una tormenta.

Consulta aquí más noticias de Ávila.