Galicia ha alcanzado durante el ejercicio 2009 casi el 10 por ciento del volumen total de las exportaciones nacionales, a pesar de que el peso de su PIB respecto al español es del 5 por ciento. Además, ha presentado un superávit comercial de 800 millones de euros, frente al balance deficitario en 49.500 millones de España.

Estos datos se extraen del informe 'ARDAN 2010' elaborado por el Consorcio de la Zona Franca de Vigo y donde se han analizado datos de un total de 58.268 empresas españolas y de 17.936 gallegas. Según se recoge en el documento, la evolución de las exportaciones entre 2005 y 2009 en términos corrientes ha presentado un "buen comportamiento" en la comunidad, al superar a territorios como Cataluña y equipararse, en lo que respecta a la capacidad de resistencia frente a la recesión, a la Comunidad de Madrid.

Estos datos se valoran de forma positiva, teniendo en cuenta la especial importancia del comportamiento de los mercados exteriores en una coyuntura económica recesiva. De hecho, el informe 'ARDAN 2010' destaca que Galicia está entre las pocas comunidades con superávit comercial —de casi 800 millones— cuando a nivel nacional ha habido un déficit en la balanza comercial de 49.500 millones de euros.

Dentro de la Comunidad gallega, la provincia que destaca por su mayor número de empresas exportadoras es Pontevedra, que representa el 49 por ciento de toda Galicia. PIB,

Valor añadido y competitividad

El documento que publica Zona Franca en 2010 cuenta con las aportaciones de los profesores de la Universidade de Vigo Albino Prada y Santiago Lago, quienes inciden en que el decrecimiento del PIB en Galicia ha sido "un poco menor" que en España. Esto se debe a la "fortaleza exportadora" gallega, sobre todo en las actividades de confección y automóvil.

En cuanto al valor añadido, en la comunidad ha caído un 1,86 por ciento frente al 5,87 por ciento de la empresa española, lo que supone que Galicia se coloca también en este concepto en una situación más favorable que la media nacional.

También se da una situación algo más favorable en lo que respecta al ajuste de actividad y empleo, puesto que en Galicia estas cuestiones se han dado de forma "menos intensa".

Sobre los indicadores de competitividad —apartado para el que han colaborado 370 empresas gallegas— la información obtenida revela que un tercio de las empresas realiza actividades de innovación, el 43 por ciento están internacionalizadas y casi un 25 por ciento cuenta con sistemas de gestión medioambiental. SECTORES

El informe destaca el "fuerte retroceso de la demanda nacional" que ha llevado a un "pronunciado declive" en el ritmo de crecimiento a lo largo de 2008, con una caída de ingresos de un 2,39 por ciento.

Así, el valor añadido bruto de las firmas gallegas ha descendido un 1,86 por ciento quedando debilitado en todos los sectores, si bien el impacto se ha notado especialmente en construcción, industria y también en el ámbito de los servicios. De igual modo, la coyuntura económica también ha provocado una evolución desfavorable en inversiones en bienes de equipo.

Todos estos factores han dado lugar al "acusado" deterioro del ritmo de creación de empleo, llegándose a "entrar en una fase de reducción neta de puestos de trabajo". Así, en 2008 se produjo una merma del número de empleados del 0,56 por ciento, frente al crecimiento de 4,47 por ciento registrado en 2007.

Agencias de empleo provisional, la distribución de comestibles, el transporte de mercancías por carretera, los fabricantes de estructuras metálicas, los mayoristas de pescados y mariscos y el sector naval han sido los sectores que, en 2008, presentaron crecimientos de empleo por encima de la media gallega.

Por otra parte, los sistemas productivos que mayor riqueza han aportado fueron la construcción, el textil, la automoción y el agroalimentario. De ellos, el textil ha sido el que mejor resiste a la crisis mientras que, por otra parte, automoción y construcción han reducido su aportación al valor añadido gallego.

El informe elaborado por Zona Franca revela, además, que las empresas de Vigo y A Coruña aportan más del 50 por ciento de los ingresos de la comunidad. COMARCAS

Al respecto de la evolución de las comarcas que en 2008 aportaron más valor añadido, destaca, entre ellas, Vigo, por la fabricación de automóviles —el 24,36 por ciento de la riqueza generada por esta comarca—, los recambios y piezas de automóvil, construcción y reparación de buques, transporte de mercancías por carretera y contratistas generales.

En A Coruña destacaron las actividades del textil —la distribución detallista de prensa de vestir generó el 24,18 por ciento del valor añadido de la comarca y los mayoristas de confecciones para señora y niña el 7,82 por ciento—. Otras actividades con una contribución importante a la generación del valor añadido han sido las de la construcción y servicios relacionados —promotores, contratistas y oficinas técnicas de ingeniería y arquitectura—.

Al respecto de Santiago, el sector de producción y distribución de energía eléctrica representó en 24,99 por ciento del valor añadido comarcal, seguido por la fabricación de tableros de madera, que representó el 7,23 por ciento. También han sido relevantes los servicios comerciales, los contratistas generales y la fabricación de antenas y componentes electrónicos.

En cuanto a la evolución en la comarca de Pontevedra destaca la importante disminución que la construcción ha tenido sobre el total del valor añadido, mientras que actividades relacionadas con la distribución de la alimentación han ascendido.

Por su parte, en Lugo destaca el sector de la electricidad y otros servicios combinados —que representó el 11,52 por ciento del valor añadido comarcal— y en Ourense son importantes las actividades de la construcción —con un peso del 25 por ciento—.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.