Ovejas muertas por ataques de lobos
Ovejas muertas por un ataque de lobos en el casco urbano de Cepeda la Mora (Ávila). ICAL

La Alianza por la Unidad del Campo –integrada por UPA y COAG- ha denunciado un nuevo ataque de lobos en una explotación ganadera situada en el casco urbano de Cepeda la Mora, una localidad de apenas 100 habitantes a 42 kilómetros de Ávila.

Aunque no es la primera vez que se produce un ataque de lobos en el municipio, sí es la primera vez que tiene lugar en el propio casco urbano, por lo que estas organizaciones han alertado de la "peligrosidad" de la situación, a la vez que exigen a la Junta de Castilla y León "que se tome en serio el problema", que está "poniendo al límite la  paciencia de los ganaderos".

Hasta los perros se han acobardado después del ataque

El ataque de los lobos se produjo el viernes por la noche, según indicó Andrés Montes, el ganadero afectado, a quien no es la primera vez que los cánidos le atacan su cabaña. De hecho, el año pasado se vio ya a una pareja de estos animales en la zona –hasta entonces, los lobos se encontraban en la Sierra de Ávila, pero no en el norte de la provincia, en la comarca de La Moraña- y, desde entonces, se han ido produciendo ataques que ahora se han incrementado y que se han extendido a varios ganaderos que se han visto afectados.

Al propio Andrés Montes le han llegado a atacar "a plena luz del día", en una ocasión anterior, mientras se encontraba en el campo con el rebaño –tiene una cabaña de más de 400 ovejas-.

Así, el ganadero ha perdido, en esta ocasión, seis ovejas; en su mayoría, a punto de parir –algunas, con dos crías-, mientras que otros vecinos de la zona han visto que los ataques también alcanzan a las vacas, a pesar "de la vigilancia con la que se cuenta a diario por parte de la Junta", afirma.

En este sentido, calcula el ganadero que las pérdidas "van siendo importantes", teniendo en cuenta que cada animal puede alcanzar en el mercado un precio de 50 euros –sube en Navidad-, "un dinero que no compensa" ni la cuantía que le paga el seguro (62 euros) ni tampoco la indemnización que "me tendrá que dar la Junta".

La mayor preocupación, sin embargo, para Andrés Montes es que el ataque fue en el casco urbano, pues las ovejas se encontraban en un corral de malla. Su decisión ha sido, en las últimas dos noches, encerrarlas en una nave, pues "hasta los perros se han acobardado después del ataque".

Situación insostenible

Así, desde la Alianza por la Unidad del Campo se asegura que han solicitado "en infinidad de ocasiones" a la Junta de Castilla y León que tenga en cuenta que, "en los últimos años, se han incrementado los ataques de lobos en las explotaciones ganaderas de Ávila" .

"Es tan grave la situación actual" –aseguran- "que los daños ya no sólo se limitan al ganado que permanece en el monte, sino que ahora los ataques se producen en presencia de los ganaderos, de los mastines, en los rediles cercanos a cascos urbanos e incluso dentro de estos".

 

Consulta aquí más noticias de Ávila.