El padre Ángel
El padre Ángel. EFE

Un supuesto sacerdote del municipio valenciano de Picassent se enfrenta a la petición de ocho años de cárcel por defraudar a Hacienda, entre los años 1992 y 2003, por no tributar la compra de bienes inmuebles con el dinero de los feligreses de una congregación que él mismo había creado.

El llamado 'Padre Ángel' se sentó este martes en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Valencia acusado de fraude fiscal y estafa. Acudió apoyado por una veintena de feligreses que le jalearon a la entrada y dijo que no declaró los bienes que estaban a su nombre porque creía que al ser religioso estaba exento de hacerlo.

El piso se compró a petición de la Virgen El falso cura -él dice que fue ordenado en Francia pero el Arzobispado valenciano no le reconoce sacerdote- creó la Junta de la Esclavitud del Sagrado Corazón de Jesús porque la Virgen María le hablaba todos los meses en un monte de Alzira. El acusado alegó que la Virgen le pidió una ermita y que el dinero incautado en su convento, unos cuarenta millones de pesetas en sobres, era para su construcción.

También dijo ante el tribunal que el piso en Benaguacil "se compró a petición de la Virgen" y que puso varios terrenos en Picassent, Gandía y Valencia a su nombre, ante la posibilidad de que los adeptos no se pusieran de acuerdo y posteriormente algunos quisieran vender las adquisiciones.

Consulta aquí más noticias de Valencia.