La Estrategia Estatal de Innovación del Gobierno de España se traducirá en los próximos cinco años en Cantabria en la creación de 20.000 puestos de trabajo de media y alta tecnología y la incorporación a actividades innovadoras de 1.600 empresas.

Cantabria es una de las ocho comunidades autónomas que participa en esta Estrategia del Ministerio de Ciencia e Innovación, cuya titular, Cristina Garmendia, ha suscrito este lunes un convenio con la vicepresidenta cántabra, Dolores Gorostiaga, para la financiación de actividades innovadoras centradas en energías renovables por un importe de 70 millones de euros.

Garmendia ha explicado que la incorporación de 1.600 empresas no significa que todas sean nuevas, sino que en este número se incluyen las firmas de nueva creación, pero también las que desarrollaban actividades tradicionales y que den el salto a la innovación en sus procesos.

La ministra ha recordado que la Estrategia se basa en la necesidad de un sistema financiero "proclive" a la innovación, el impulso a la internacionalización, la existencia de mercados innovadores y la creación de empleo cualificado.

En todo el país, hasta 2015, se contempla la creación de 500.000 puestos de trabajo, la incorporación de 40.000 empresas más a actividades innovadoras y la generación de 6.000 de euros adicionales de inversión para I+D+i.

Garmendia ha mostrado su apoyo a las políticas desarrolladas por Cantabria en innovación y energías renovables, en una "apuesta" que ha tachado de "valiente" y marcada por la participación de todo el sector, según ha dicho ante el rector de la Universidad de Cantabria, Federico Gutiérrez-Solana; el consejero delegado de la sociedad pública Sodercan, Salvador Blanco; los consejeros de Industria y Educación, Juan José Sota y Rosa Eva Díaz Tezanos; y el delegado de Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez.

La vicepresidenta de Cantabria, Dolores Gorostiaga ha valorado que con este convenio, que supone la mayor aportación de dinero público para la innovación que ha recibido la comunidad autónoma en su historia, la región podrá ser "referente internacional" en el desarrollo de políticas de investigación en energías renovables y, en especial, en la eólica marina.

Así, Cantabria dejará de "mirar al resto" de comunidades autónomas españolas para comenzar a "marcar la diferencia" y constituirse en un ejemplo de "futuro" para el país. CONVENIO

La financiación por parte del Ministerio de Ciencia e Innovación de 70 millones de euros a proyectos de energías renovables generará otros 80 millones de euros de inversión por parte de las empresas.

La financiación se destinará al Instituto de Hidráulica Ambiental y el Gran Tanque de Ingeniería Marítima, a los centros de pruebas de Santoña y de Ubiarco, y también a la creación de un Centro de Transferencia de Tecnología, al apoyo al 'clúster' cántabro de energías renovables.

Y además se contempla la dotación de dos fondos, de 19,5 millones de euros cada uno, para proyectos de I+d+i universitario y de proyectos empresariales de innovación en su fase precomercial, respectivamente.

El convenio no supone una subvención como tal, sino una financiación que se traduce en un préstamo de 70 millones de euros, distribuidos en tres anualidades, con cinco años de carencia y diez de amortización. Este año se recibirán 32,5 millones de euros; el próximo, 28, y en 2012, un total de 9,5 millones.

El objetivo es colaborar en las actuaciones de fomento de la innovación en Cantabria, y para ello se centrará en tres líneas de actuación: los equipamientos científicos y tecnológicos, la transferencia de conocimiento y la internacionalización, y, en tercer lugar, la innovación industrial y las energías marinas.

Para el primer objetivo, los equipamientos, se consignarán 28 millones de euros. De ellos tres van para el Instituto de Hidráulica Ambiental y el Gran Tanque de Ingeniería Marítima; y otros tres para el Centro de Pruebas de Santoña, al parque experimental para prototipos de energía undimotriz, la que produce el movimiento de las olas.

Y al Centro de pruebas de Ubiarco, frente a la costa de Santillana del Mar, se destinan 15 millones de euros, con el objetivo de que este parque, con dos prototipos de la empresa Idermar y para el que se está construyendo un tercero, se convierta en una zona de pruebas de prototipos para cualquiera que quiera testarlos.

Otros siete millones de euros se consignan para distintas infraestructuras.

El segundo objetivo del convenio con el Ministerio es la transferencia de conocimiento, y está dotado con 21 millones de euros para favorecer la interrelación de los investigadores de la Universidad de Cantabria (UC) con el entorno empresarial.

Con 1,5 millones de euros se creará el Centro de Transferencia de Tecnología, con el que se pretende el fomento de la creación de empresas 'spin-off'.

Y se crea un fondo de 19,5 millones de euros para proyectos de I+D, principalmente universitarios, en la fase de investigación básica y en las primeras etapas de demostración, a través de una convocatoria de ayudas.

Finalmente, el tercer área, el de innovación industrial, cuenta con un presupuesto de 21 millones de euros, de los que 1,5 beneficiarán al 'clúster' de energías marinas, formado por 35 empresas de la región.

Con los 19,5 millones de euros restantes se crea un segundo fondo, en este caso para los proyectos empresariales de innovación, en su fase precomercial y de creación de prototipos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.