Un hombre que se encontraba este fin de semana de caza en la parroquia de Requiás, en Muiños (Ourense), falleció al disparársele la escopeta por accidente, cuando intentaba separar a dos perros durante una pelea.

La escopeta se diparó dos veces y le alcanzó el costado izquierdoLa Guardia Civil de Ourense informó este lunes de que el cazador falleció a última hora de la tarde del domingo en el Complejo Hospitalario de Ourense.

Según fuentes oficiales, el cazador, que se encontraba en el Tecpor Regumasa, al coger la escopeta por los cañones con objeto de golpear a los perros para que se separaran, se le disparó dos veces, alcánzadole en el costado izquierdo.

Consulta aquí más noticias de Ourense.