El titular del Juzgado de Instrucción número 2, Juan Ignacio Lope Sola, interrogará este lunes a la ex gerente del Consorcio para el Desarrollo Económico de Baleares (CDEIB), Antònia Ordinas, en calidad de imputada dentro del caso Ibatur, que investiga una compleja trama de presunta corrupción por la que se habrían desviado millones de euros durante la pasada legislatura a través del Instituto Balear de Turismo.

Así lo han informado fuentes jurídicas a Europa Press, después de que en un principio la declaración fuese fijada para el pasado día 1 y se suspendiera tras así solicitarlo la defensa de Ordinas, ejercida por los letrados Eduardo Valdivia y Jaime Campaner, al alegar que su patrocinada padecía un cólico nefrítico.

La ex gerente del CDEIB, en libertad bajo fianza de 100.000 euros dentro de otro caso de presunta corrupción, conocido como Scala y en el que es una de las principales imputadas, ya declaró el pasado mes de julio en dependencias de la Policía Nacional dentro del caso Ibatur y en su declaración fue interrogada principalmente acerca del proyecto Honey Moon.

Una iniciativa que fue desarrollada en la pasada legislatura con el objetivo de promocionar Baleares mediante un concurso televisivo de bodas chinas, y para cuyo desarrollo el Ibatur destinó 300.000 euros a la empresa Comarca Global Consulting, administrada por el ex concejal del PP de Lloseta, Felipe Ferré -también encausado en los casos Scala e Ibatur-.

Además, la ex gerente del CDEIB explicó cómo en el consorcio se comentaba en relación a la empresa dependiente de la Conselleria de Turismo que "todo el mundo se beneficiaba de los contratos adjudicados por el Ibatur y que se pagaban comisiones". Tanto Ordinas como Ferré, defendido por Felipe Bibiloni, han colaborado de forma activa en las pesquisas a fin de esclarecer los hechos investigados en ambas causas y de cara a obtener futuras atenuantes.

El juez acordó el pasado 4 de agosto levantar el secreto de sumario que pesaba sobre la mayor parte del caso Ibatur, tras más de año y medio de investigaciones en el marco de las cuales han sido detenidas, a lo largo de tres fases distintas, un total de 18 personas, entre ellas ex altos cargos del Govern y empresarios.