Leonor
Leonor de Borbón J.J Guillén/EFE

Pero sin duda de todos los nietos de los reyes de España el que se lleva la palma es Felipe Juan Froilán de Todos los Santos que, aunque en su entorno familiar lo llaman por su primer nombre, pasará a la historia por el tercero, Froilán, que caló mucho mejor entre la sociedad española.

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarín aprendieron con esta anécdota que quizás sería mejor revelar sólo el nombre por el que querían llamar a su primer hijo, Juan, y dejar el otro, Valentín, en un segundo plano. Sin embargo, para su siguiente hijo, Pablo Nicolás, los duques de Palma decidieron hacer públicos los dos nombres y dejar el tercero, Sebastián, en secreto hasta el bautizo.

La siguiente en causar sensación fue Victoria Federica, segunda hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, un nombre de reina para una niña que ni siquiera tiene predestinado llegar a infanta.

Sin embargo, en el caso de los tres miembros más jóvenes, Miguel e Irene, hijos de los duques de Palma y Leonor, hija de los Príncipes de Asturias, sus padres han pasado de los nombres compuestos para dar un giro minimalista.

El día 1 de noviembre se celebra la festividad de todos. Un día de conotaciones tristes pero muy importante para la Casa Real, ya que todos sus miembros se llaman así.

NOTICIAS RELACIONADAS

Marta Cibelina escribe sobre el guajín real