Santiago Segura, caracterizado como Torrente.
Santiago Segura, caracterizado como Torrente. 20 minutos

El polifacético Sacha Baron Cohen, conocido por cintas como Borat, podría añadir a su ilustre lista de antihéroes a Torrente, el ex policía casposo y misógino creado por Santiago Segura, según afirmó el actor y director español durante el rodaje de la cuarta entrega de la saga en Madrid.

Segura explicó a un grupo reducido de medios que Baron Cohen estaba "muy interesado" en el personaje, aunque también mostró su escepticismo. "Yo siempre me acuerdo del caso de Mujeres al borde de un ataque de nervios. ¿Cuántos años se dijo que se iba a hacer la versión americana con Jane Fonda?", dijo.

Creo que ahora la gente tiene ganas de reirse, porque en Estados Unidos la vida es un rollo

Baron Cohen, especialista en lo políticamente correcto, dio la campanada con su retrato irreverente de Estados Unidos a través de los ojos de un kazajo con Borat, y llegó a ser finalista al Oscar al mejor guión por ello.

Pero el actor de El día de la bestia es consciente del sabor ibérico de su creación cinematográfica más rentable y de que, aunque ha funcionado en mercados como el búlgaro, "son siempre países que no dan mucho dinero", reconoció.

Sin embargo, ahora que con Torrente 4 ha dado el paso hacia el cine en 3D y se ha rodeado de un equipo estadounidense, como los especialistas en visión estereoscópica Vince Toto y Dan Venti -quien trabajó en Avatar, de James Cameron-, ha podido comprobar que el concepto quizá pueda triunfar en el mercado internacional.

"Esa parte del mundo que existe entre Nueva York y Los Ángeles es un buen campo de cultivo para lo políticamente incorrecto", explicaba Toto, quien aseguró haber visto las tres entregas anteriores de Torrente en una sola sesión. Borat funcionó, aunque Bruno no tanto", explicó en referencia a las películas de Sacha Baron Cohen. "Todo depende de la psicosis del pueblo estadounidense en ese momento. Pero creo que ahora la gente tiene ganas de reirse, porque en Estados Unidos la vida es un rollo", concluyó.