Borat

Borat - Cartel
Título V.O.:
Borat: Cultural learnings of America for make benefit glorious nation of Kazakhstan
Año de producción:
2006
Distribuidora:
Hispanofoxfilm
Género:
Comedia
Clasificación:
Pendiente por calificar
Estreno:
17 de noviembre de 2006
Director:
Larry Charles
Guión:
Sacha Baron Cohen, Dan Mazer, Peter Baynham, Anthony Hines
Música:
Erran Baron Cohen
Fotografía:
Luke Geissbuhler, Anthony Hardwick
Intérpretes:
Pamela Anderson, Sacha Baron Cohen, Ken Davitian, Luenell

Fotogramas de la película

Sinopsis

Con la intención de hacer un documental que refleje lo mejor de los Estados Unidos, Borat, un periodista de Kazajistán, abandona su país natal. En los numerosos viajes que realiza de California a Nueva York, se encuentra con humorísticas y tensas situaciones, fruto de su extravagante comportamiento.

La cultura americana y las sorprendentes actuaciones de la gente salen a relucir con las peculiares entrevistas que realiza el intrépido periodista, en las que los temas como la raza, el sexo y los valores occidentales son grandes protagonistas.

LarryCharles (Anónimos), dirige este falso documental protagonizado por Sacha Baron Cohen, estrella del programa de la HBO, "Da Ali G Show", que llega por primera vez a la gran pantalla con su personaje del periodista kazajo Borat Sagdiyev. Baron Cohen, ganador de dos Premios BAFTA y dos veces presentador de los European MTV Awards, encarna a este falso y pintoresco periodista en una comedia que en sus primeras semanas de estreno en Estados Unidos ha conseguido los mejores puestos de taquilla.

El realizador Jay Roach, artífice de películas como "Austin Powers", apoyó desde el principio la idea de realizar una película con un personaje aparentemente creíble pero fuera de contexto y opina que "lo que Sacha hace en esta película es revolucionario".

Crítica

Es el sleeper del año en medio mundo, uno de los fenómenos taquilleros más arrolladores, en relación presupuesto-beneficios, del ejercicio cinematográfico en curso y no sólo. En EE.UU. si no has visto Borat no estás cualificado para hablar de cine con los amigos, mientras Fox se frota las manos amasando beneficios por doquier con una cinta que nadie esperaba, con un producto cuyo target natural debía haber sido la comunidad friki adolescente y post-adolescente, o los amantes, orgullo de minoría, del humor destroyer, ácrata, filotelevisivo y anti-todo por estética. Por si fuera poco los críticos babean al calor de las dentelladas de incorrección política que reparte la lengua viperina de Sacha Baron Cohen, el actor de moda de la noche al día; hay quien pronostica incluso, que ya es pronosticar, candidatura al Oscar para el actor británico. No caerá esa breva, pero vaya vendaval ha levantado Larry Charles, responsable de aquel engendro narrativo titulado Anónimos, con el aluvión de puyas a judíos, kazajos, estadounidenses y defensores varios de la urbanidad filantrópica. Borat dispara a matar con munición de gran calibre y abanderando un sentido del humor no apto para consumidores de ligerezas de punta roma. Charles y Cohen muerden sin miramientos y, aun a costa de mofarse sin freno de mano de los habitantes de Kazajstán, retratados poco menos que como paletos tercermundistas, burros hasta decir basta y sin media neurona a la que agarrarse, su dinamita subversiva e hipernaturalista encierra algunos de los gags más inspirados de toda la cosecha cómica internacional 2006. Tan anárquica y extrema, tan orgullosamente salvaje e impertinente como para irritar a más de uno mientras, y ahí está el quid de la cuestión, la inmensa mayoría se apunta al empuje del desmadre por aquello de que reírse del vecino es un hobby saludable y balsámico, la comedia bomba del año no deja títere con cabeza y, lo cierto, es que detrás de ese despiporre sulfúrico y nada sutil, se esconde un discurso perfectamente coherente y sorprendentemente lúcido sobre los excesos imperialistas de la administración republicana y el papanatismo congénito de ciertos sectores de la sociedad norteamericana absorbidos por un impresentable complejo de superioridad. Borat es un producto inteligente que camina siempre por el hilo y trastabilla de tanto en cuando basculando hacia la vertiente del exceso. Es decir, que el explosivo cómico tiene fisuras, aun a pesar de su admirable oposición frontal a lo políticamente correcto. Estucturada y ataviada como un falso documental, la cinta de Larry Charles, que más parece una sucesión de cámaras ocultas o, directamente, cine de no ficción con gancho cómico festivo, es un formidable concentrado de risas arrojadizas y, por encima de todo, noventa minutos de desbocada evasión que hacía oposiciones a cult movie pero que ha acabado, por generación espontánea, revelándose como fenómeno de masas para desesperación de las minorías y mayorías agraviadas en la película, algunalegítimamente indignada, todo sea dicho. ¿Obra maestra? Ni remotamente a humilde juicio delque esto escribe, pero es de justicia reconocer el talento de sus mentores, la extensión de su cara dura y la formulación de un esquema para dar cera a unos y a otros llamando la atención del gran público.

Últimas películas del director Larry Charles
Últimas películas del género Comedia