Irán arrancó este sábado su primera central nuclear, Bushehr, construida por ingenieros rusos a orillas del golfo Pérsico, informó la corporación nuclear rusa, Rosatom.

Tiene el beneplácito del Organismo Internacional de la Energía Atómica

El director de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, y el jefe de Rosatom, Serguéi Kirienko, asistieron a la ceremonia oficial de puesta en marcha de la planta, que cuenta con el beneplácito del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Irán y Rusia mantienen que Bushehr únicamente está destinada a generar electricidad y que sus instalaciones no pueden ser utilizadas con fines militares. Salehi aseguró que era un día "histórico" e "inolvidable" para Irán y agradeció a Rusia su cooperación en la construcción de la planta y en la transferencia de tecnología nuclear, según las agencias rusas.

"A pesar de todas las presiones y sanciones impuestas por los países occidentales, somos testigos del arranque del mayor símbolo de las actividades nucleares pacíficas iraníes", señaló Salehi durante la ceremonia de puesta en marcha física de la central.

Es el mayor símbolo de las actividades nucleares pacíficas iraníes

Las 82 toneladas de combustible nuclear ruso fueron transportadas hasta la cámara del reactor de la central, que tiene 1.000 megavatios de potencia. "A partir de ahora, el reactor es una central nuclear", dijo Kirienko.

Kirienko adelantó que las barras de combustible de uranio serán cargadas en el reactor en las próximas semanas y que la central comenzará a generar electricidad antes de finales de este año, varios meses antes de los previsto inicialmente.

Ante las críticas de Estados Unidos e Israel, Rosatom insiste en que las dos fases del ciclo nuclear de la planta que pueden ser utilizadas tanto con fines civiles como militares tienen lugar en territorio ruso.