El antiguo obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, cesado en abril tras divulgarse que había abusado sexualmente varias veces de un menor cuando todavía era sacerdote, compró durante años el silencio de la familia de la víctima, según asegura este viernes el semanario "Knack" en su página web.

Este escándalo le convirtió en el tercer obispo en perder el cargo

Vangheluwe, de 74 años, fue cesado por el Papa el pasado 23 de abril, lo que le convirtió en el tercer obispo en perder el cargo en pocos meses por los escándalos de abusos sexuales que han afectado a la Iglesia Católica en varios países.

La víctima era su sobrino, y Knack asegura que el prelado pagó a la familia durante años para asegurarse su silencio. Los abusos de Vangheluwe sobre su sobrino menor de edad prescribieron penalmente hace dos años.

La víctima sigue todavía marcada y le he reconocido mi culpa

El ex obispo reconoció en un comunicado, al dejar el cargo, que "la víctima sigue todavía marcada y en los últimos decenios le he reconocido mi culpa, así como a su familia y les he pedido perdón. Pero no les ha pacificado y tampoco yo estoy en paz".