El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha lamentado que el Gobierno de España haya paralizado en la provincia de Alicante "infraestructuras esenciales" como la llegada del AVE o el tramo de la Autovía Central a su paso por el barranco de la Batalla, eje que ha considerado "fundamental" en "la autovía de interior" por la demarcación alicantina.

Francisco Camps ha realizado estas declaraciones en Alicante, donde ha asistido al inicio de las obras de urbanización del acceso sur de la ciudad, actuación presupuestada en 10.661.290,81 euros a cargo en su totalidad del Plan Confianza de la Generalitat.

El jefe del Consell ha estado acompañado por el conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores, el presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante, Miguel Campoy, y la alcaldesa de la ciudad, Sonia Castedo.

Camps ha asegurado en su intervención que las obras de acceso sur de Alicante se ponen en marcha "con ilusión, entusiasmo y empeño y con la complejidad económica del momento" para "seguir embelleciendo la ciudad de Alicante" e ir "mejorando la calidad de vida de los alicantinos y de todos los ciudadanos de la Comunitat Valenciana".

En este sentido, ha recordado la inauguración a principios de junio de la estación de metro de la plaza de los Luceros en TRAM-Alicante y ha manifestado que la Generalitat continuará "con las obras del metro y del TRAM en la ciudad de Alicante y en su área metropolitana".

"Hoy empieza el compromiso de comenzar las obras, de otra de las grandes reivindicaciones de mejora de infraestructuras de comunicación y de nuevas vías urbanas, como es el acceso sur", ha subrayado el jefe del Consell, para quien "las obras, por muy complicadas y caras que fuesen, tenían que ponerse en marcha aunque fuese sólo desde la administración autonómica con el apoyo del Ayuntamiento de Alicante y de la Diputación Provincial".

Respecto al Plan Confianza, el presidente de la Generalitat ha señalado que es "suma estricta a la inversión de la Comunitat Valenciana en todos los ámbitos", para, además de mejorar las ciudades, "crear empleo ya que la inversión en obra pública es productiva".

Acceso sur

Las obras del acceso sur a Alicante, conocidas también como nueva avenida de Elche, pretenden mejorar el acceso en el tramo que comprende las avenidas de Elche y de Loring entre la avenida Federico Mayo y la Plaza Galicia. Esta área incluye parte de los terrenos de la antigua estación de Benalúa.

La actuación comprende una superficie aproximada de 80.000 metros cuadrados, de los que 46.000 metros cuadrados corresponde a jardín y 34.000 a viales. Además, su plazo de ejecución es de 12 meses a cargo de la empresa UTE Ocide-Romymar.

Respecto a los viales, en el tramo de la avenida de Elche, de unos 600 metros, se plantea una avenida con ancho total de 52,30 metros de los que 19,80 corresponden a un paseo, entre las vías del tren hasta la estación de Benalúa. En una segunda fase, está previsto ampliar el paseo mediante la ocupación de la zona de vías.

El proyecto se enmarca, además, en los terrenos donde se prevé la ubicación de la futura estación de autobuses de Alicante.

La alcaldesa Sonia Castedo ha señalado que la actuación persigue conseguir un Alicante "moderno, cómodo, atractivo y de futuro" y ha añadido que está obra era "inaplazable". "A la avenida de Dénia le llegó su momento y ahora es el momento de la entrada sur", ha señalado la primera edil.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante ha manifestado que el objetivo de las obras de acceso sur a la ciudad es "transformar el destino de la ciudad de Alicante" y ha añadido que en este punto "el puerto es ciudad y va a serlo más que nunca".

Consulta aquí más noticias de Alicante.