El turismo rural en Castilla-La Mancha ha crecido durante el periodo de enero a mayo de este año un 10,8 por ciento, frente al descenso de un 3,6 por ciento, que se ha producido a nivel estatal; un dato que coloca a la comunidad autónoma como la segunda que mejor evolución presenta en esta clase de turismo, sólo por detrás de Navarra, según ha asegurado la vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo.

Según ha informado la Junta en nota de prensa, Araújo ha visitado esta tarde el Hotel Rural Los Ánades, en Abánades (Guadalajara), dónde ha resaltado el compromiso de los empresarios castellano-manchegos que están "haciendo que Castilla-La Mancha se convierta en un destino turístico de primer nivel".

Además, la responsable regional del Turismo y Artesanía ha destacado los datos estadísticos de ocupación hotelera del segundo trimestre de 2010 porque tras dos años consecutivos de descenso se ha registrado un crecimiento, "ya que la ocupación hotelera en este periodo arroja datos positivos para el turismo hotelero en Castilla-La Mancha, con un crecimiento del 2,3 por ciento en viajeros y del 0,2% en pernoctaciones en relación al mismo periodo del año anterior".

Araújo ha transmitido el compromiso del Gobierno regional con empresas, como Abánades Selección Rural S.L, porque "son ejemplos para otros al descubrir en el turismo rural su fuente de ingresos y de generación de riqueza, contribuyendo a dar más valor a las localidades y a las comarcas".

De esta forma, ha subrayado que el turismo es un sector estratégico en la región, y, gracias al esfuerzo conjunto del Gobierno regional y los empresarios, se está consiguiendo que Castilla-La Mancha a lo largo de 2010 "esté entre las que mejor comportamiento está teniendo en turismo rural, siendo la segunda comunidad autónoma que más ha crecido y, en la provincia de Guadalajara, en concreto, el crecimiento ha sido superior a la media regional", que creció un 12 por ciento en el número de viajeros.

Araújo ha resaltado en la visita al Hotel Rural la apuesta inteligente de los empresarios por la calidad y la diferenciación, "porque no sólo abren un hotel sino que lo hacen con mucha dedicación y mucho gusto algo que se imprime en los establecimientos hoteleros".

Por último, Araujo ha señalado que en Castilla-La Mancha hay más de 1.560 casa rurales, con más de 10.853 plazas, de las que 214 están en la provincia de Guadalajara con 1.621 plazas, con un aumento del número de casas rurales en 2009 en la provincia de un 6 por ciento.