El Ayuntamiento de Valladolid, la Sociedad de Vivienda y Suelo (VIVA) y Queserías Entrepinares firmaron hoy el protocolo de colaboración para la reubicación de la empresa agroalimentaria en la zona de suelo industrial 'Nicas', en una operación que supondrá la inversión de 60 millones de euros para la creación de un centro logístico y que incluye la cesión al Consistorio, aunque sin plazo fijado, de los terrenos que ocupa la compañía en el polígono de Argales.

El primer edil vallisoletano, Francisco Javier León de la Riva, y el fundador de la empresa alimentaria, Antonio Martín Castro, han suscrito hoy miércoles el acuerdo mediante el cual el Ayuntamiento pone a disposición de Entrepinares 100.000 metros cuadrados donde podrá acometer "de forma inmediata" las obras de su centro logístico.

Así, como ha subrayado el alcalde en declaraciones recogidas por Europa Press, la ciudad consigue el doble objetivo de atraer otra "punta de lanza" para el futuro "gran polígono agroalimentario" que se desarrollará en la zona norte de la capital y, por otra parte, asegura el mantenimiento de la empresa en la ciudad y en la provincia después de que tras los problemas legales de la construcción, inicialmente proyectada en la localidad de Villamarciel, estuviera "a punto" de aceptar ofrecimientos de otras provincias y regiones.

Martín Castro ha explicado que, además de municipios vallisoletanos como Medina del Campo y Medina de Rioseco, han recibido propuestas "más asequibles" que la de la capital procedentes de Benavente (Zamora) o de Castilla-La Mancha. El proyecto de Villamarciel, paralizado por orden judicial, ya había iniciado los trabajos con las catas arqueológicas y los movimientos de tierras.

El representante de Entrepinares ha subrayado que la empresa está en condiciones de iniciar las obras en Nicas debido a que el proyecto ya está diseñado. La inversión se prevé en torno a los 60 millones de euros, dentro de un plan a largo plazo (ocho ó diez años) que contempla también un incremento de la plantilla de los 300 trabajadores actuales a unos 450.

Dentro de este plan, la empresa comenzará a trasladar sus instalaciones, entre las que estaría la planta actual que ocupa en la calle Vázquez de Menchaca del polígono de Argales, al nuevo polígono, mientras que se abre la posibilidad de ampliar el espacio con otros 100.000 metros cuadrados en los sectores aún por desarrollar de Palomares, Las Arenas y Parque Empresarial Tecnológico Vereda de Palomares.

El acuerdo contempla una contraprestación económica así como la permuta a favor del Ayuntamiento de los terrenos de la calle Vázquez de Menchaca, si bien el representante de la empresa quesera no habló de fechas para el abandono de estas instalaciones. La parcela pasaría a ser de titularidad municipal y la intención del Consistorio es destinarla a la promoción de viviendas protegidas.

Según ha explicado León de la Riva el acuerdo forma parte del programa de reubicación de empresas desarrollado por el Consistorio vallisoletano y al que ya se acogieron otras industrias como Panibérica de Levadura y Metales Extruidos.

"proyecto de ciudad"

El regidor vallisoletano ha recordado que la colaboración municipal con Entrepinares "viene de lejos" y que él mismo se puso a trabajar en la búsqueda de unos terrenos cuando a principios de junio Martín Castro le comentó los problemas que tenían en Villamarciel. León de la Riva ha añadido que concibe el convenio como un "proyecto de ciudad" por lo que en su momento se planteó que sería "imposible" sacarlo adelante sin el apoyo del Grupo Socialista.

Así, ha relatado que informó del proyecto al presidente del principal grupo de la oposición, Óscar Puente, quien mostró su apoyo unas horas después de conocer los datos. Tanto Puente como el portavoz socialista, Javier Izquierdo, escenificaron su respaldo con la presencia en el acto de la firma del protocolo.

Sin embargo, el concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Valladolid, Alfonso Sánchez, ha lamentado que el regidor no ha buscado la unanimidad, "sino simplemente el apoyo de uno de los dos grupos opositores" ya que él conoció el convenio el pasado lunes en el Consejo de Administración de VIVA, motivo por el cuál solicitó tiempo para estudiar los documentos.

Sánchez ha explicado en un comunicado recogido por Europa Press que mantiene algunas dudas sobre la operación porque el Ayuntamiento "se compromete a desarrollar ese suelo urbanizable, y además con carácter de condición esencial, sólo para ofrecérselo" y que se obliga a "iniciar la tramitación del Plan Parcial del sector 48" antes de fin de año.

El portavoz de IU se ha preguntado por qué la ciudad tiene que hacer el trámite en ese momento ya que duda de que la "primera urgencia" municipal sea el desarrollo de suelos urbanizables. "Esto es lo malo de trabajar sin planificación alguna y agilizar los trámites urbanísticos que fueran precisos", ha advertido.

También explicó el representante de IU que en el protocolo el Consistorio se compromete a "mantener informada" a la empresa de "todas" las actuaciones urbanísticas, de planeamiento y de gestión, que se lleven a cabo. Por último, ha aseverado que todas estas advertencias se dirigen a que quiere "eliminar sospechas sobre una empresa que llega de rebote a la firma del protocolo".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.