El consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, ha asegurado este miércoles que el Gobierno de Castilla-La Mancha "se opondrá a cualquier trasvase del Tajo al Segura que supere los 120 hectómetros cúbicos al año".

Durante la rueda de prensa para informar de los acuerdos del Consejo de Gobierno, el consejero ha señalado que hasta ahora el trasvase medio anual a la cuenca del Segura era de 300 hectómetros cúbicos, pero como existen "seis plantas desalinizadoras en Levante que pueden producir 183 hectómetros cúbicos", ya "no se requerirá nunca más" un trasvase superior a "120 hectómetros cúbicos al año".

Además, Sánchez Pingarrón ha destacado que la decisión adoptada en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura de revisar las normas de explotación "marca un antes y un después", ya que "a partir de ahora será necesario justificar el uso de cada gota de agua que circule por el Trasvase".

Hasta ahora, ha continuado, "el único argumento para justificar un trasvase es que existiera agua en el Tajo, a partir de ahora es necesario justificar cuál va a ser el uso de ese agua que va a dar en la cuenca que la recibe, lo cual es de sentido común y de exigencia en unos tiempos en los que el agua es un recurso escaso y tenemos que usarla eficientemente".

Las exigencias del Gobierno de José María Barreda son que "el agua del Tajo se regule siempre en los embalses de cabecera y que se mantenga siempre una lámina estable de agua en estos embalses".

El consejero ha dicho que Barreda "siempre lo ha dicho muy claro 'Agua para todos sí, agua para todo no', y los datos que tenemos permiten acreditar esa expresión que explica cuál es la posición de solidaridad de Castilla-La Mancha respecto al agua, pero sin duda el uso eficiente del agua exige que cambiemos las normas de explotación".

Consulta aquí más noticias de Toledo.