La tragedia del Loveparade, un cúmulo de errores que se podrían haber evitado

La tragedia del Loveparade, un cúmulo de errores que se podrían haber evitado

Loveparade
Aglomeración en el recinto del Loveparade, en Duisburgo (Alemania). (EFE)
Ampliar
  • Duisburgo: Seis dudas sobre seis fallos aparentemente flagrantes.
  • El Ayuntamiento, la Policía Local y los organizadores se defienden.
  • Causó 20 fallecidos, entre ellos dos españolas, y 511 heridos.

El país del orden y la eficiencia, la Alemania del siglo XXI, protagoniza una avalancha humana mortal y el mundo se pregunta si se ha vuelto del revés. Una veintena de fallecidos, entre ellos dos estudiantes españolas, y 511 heridos, de los que uno se debate entre la vida y la muerte y 43 permanecen hospitalizados, es el macabro balance de lo que debía haber sido una fiesta. Todas las víctimas fallecieron aplastadas y no por caídas, según han confirmado las autopsias.

El país del orden y la eficiencia, la Alemania del siglo XXI, protagoniza una avalancha humanaEl histórico festival de música electrónica Loveparade (el desfile del amor), nacido en Berlín en 1989, ha puesto en jaque a las autoridades germanas. Si en aquel año inaugural reunió a un par de centenares de aficionados al tecno, en 2008 congregó a 1,6 millones de personas, convirtiéndose en el más multitudinario en su género, y en 2010 ha desaparecido teñido de tragedia.

Una tragedia cuyas causas serán esclarecidas en la investigación que han prometido la canciller, Angela Merkel, y el presidente de Alemania, Christian Wulf. De hecho, el portavoz del Gobierno, Ulrich Wilhelm, anunció que será el asunto a tratar en una conferencia de ministros de Interior, entre los titulares del Gobierno federal y de los Länder. Además, la Fiscalía de Duisburgo ya ha abierto una investigación por homicidio por negligencia. El objetivo es aclarar por qué se cometieron tantos errores aparentemente flagrantes:

  • ¿Por qué se habilita un recinto de 230.000 metros cuadrados, la antigua estación de mercancías de Güter, que apenas puede albergar a 300.000 visitantes, para una fiesta que en los últimos años atrae a más de un millón de asistentes?
  • ¿Por qué se decide que para acceder a la entrada principal del festival haya que atravesar un viejo túnel, construido en los años 60, de 200 metros de largo por 10 de ancho y sin salidas de emergencia, salvo una pequeña y estrechísima escalera?
  • ¿Por qué se despliegan sólo 1.200 policías si se esperaba a más de un millón de visitantes?
  • ¿Es cierto que la Policía cierra las puertas del recinto de Güter a las 15.00 horas GMT, tras la llegada del cortejo festivo de 15 vehículos que recorrió la ciudad, cuando miles de personas esperan en la puerta y otras miles se dirigen a la zona a través del túnel fatídico?
  • ¿Por qué tardan tanto en llegar los medios de emergencia?

Una responsabilidad compartida

Diversas revelaciones en los medios de comunicación alemanes colocan en una incómoda situación y apuntan como presuntos responsables al Ayuntamiento de Duisburgo, la Policía y los organizadores, muy criticados por los fallos en la seguridad del festival. Los tres coinciden en echar balones fuera y acusar a las otras partes cuando las 20 víctimas mortales aún no han sido enterradas.

1. Los organizadores

El primero en apuntar a la organización como "culpable de la tragedia" es el fundador del Loveparade, conocido como Dr. Motter, quien habla de "extremas y graves infracciones" en el diario Bild am Sonntag y asegura que "la desgracia podría haberse evitado". En su blog, culpa a los organizadores por hacer este festival en un sitio cerrado. "El Loveparade siempre estuvo en un lugar abierto cuando se hacía en Berlín. Una sola entrada a través de un túnel supone un desastre en sí mismo. Estoy muy triste", asegura.

Una sola entrada a través de un túnel supone un desastre en sí mismo. Estoy muy tristeOtro periódico, Der Spiegel, afirma que los bomberos advirtieron meses antes de lo inseguro del emplazamiento y que varios protocolos de seguridad no fueron observados. De acuerdo con este medio, los organizadores no respetaron la anchura mínima prevista para el acceso y la salida de emergencia. Además, destaca que el informe preliminar dice que en ese recinto sólo pueden autorizarse concentraciones de hasta 250.000 personas.

Frente a estas críticas, el organizador del Loveparade, Raine Schaller, critica la actuación policial y sostiene que la tragedia podría haberse evitado si se hubieran abierto a tiempo las vías de evacuación al detectar que el túnel estaba abarrotado de gente. Además justifica la decisión de permitir que miles de jóvenes siguiesen bailando al son de la música horas después de la avalancha para evitar que se produjese otra.

2. El Ayuntamiento de Duisburgo

Los medios de comunicación alemanes subrayan que Duisburgo, una ciudad con escaso medio millón de habitantes y sin recintos para acoger fiestas multitudinarias, debería haber declinado acoger el evento, como hizo el año pasado la vecina Bochum, por no sentirse en condiciones de ofrecer la seguridad necesaria.

Los bomberos advirtieron de que la antigua estación de mercancías no era el recinto apropiadoDe hecho, en octubre de 2009 los bomberos advirtieron por escrito al alcalde de Duisburgo, Adolf Sauerland, de Unión Cristianodemócrata (CDU), de que la antigua estación de mercancías no era el recinto apropiado. Lo justificaban porque el espacio previsto, 230.000 metros cuadrados, con un aforo de 300.000 personas, no era suficiente para albergar al millón de personas que suele acudir a este festival. Los bomberos, junto a la Policía, también comunicaron numerosas deficiencias del plan de seguridad, según el diario Kölner Stadt-Anzeiger.

Pese a ello, el Ayuntamiento de la ciudad autorizó la fiesta en ese lugar para ahorrarse costes de seguridad, ya que buscar un recinto mayor implicaba aumentar el contingente policial, según el presidente del sindicato policial, Rainer Wendt.

El alcalde autorizó la fiesta en ese lugar y achacó la desgracia a "errores personales"El alcalde incluso negó, en declaraciones al diario Rheinische Post, haber recibido advertencias por parte de los responsables de seguridad, aunque admitió que hubo "voces críticas", como ocurre cuando se trata de organizar eventos de este tipo, recelos que "siempre se toman muy en serio".

Sauerland defendió su plan de seguridad como "sólido" y achacó la desgracia a "errores personales". Tras estas declaraciones, sufrió agresiones e insultos al acercarse al lugar de la tragedia. Pese a ello, ha rechazado hasta ahora las múltiples peticiones de dimisión y se ha puesto "a total disposición" de las autoridades competentes -policiales y judiciales- para el esclarecimiento de lo ocurrido.

Además, la tragedia fue mayor debido a la tardanza de las ambulancias, provocada porque la principal vía de emergencia, la autopista A-59 que discurre junto a la antigua estación, estaba cortada.

3. La Policía Local

El jefe de Policía Local de Duisburgo, Detlef von Schmilling, ha contestado estos días a las críticas sobre el operativo de seguridad que se han vertido en los diarios alemanes. Frente a quienes aseguran que sólo 1.200 agentes desplegados, Schmilling afirma que eran 4.000, más un millar de agentes de seguridad privados dentro del recinto. Sobre la existencia de una única puerta de entrada al recinto, explicó que poco antes de la tragedia se habilitó un segundo acceso y aclaró que en ningún momento cerraron las puertas del Loveparade.

Por no haber, no había siquiera vigilancia por cámaras de vídeoDe hecho, la Policía de Duisburgo dice que advirtió a los organizadores de los peligros de la fiesta en múltiples encuentros previos, según aseguran fuentes internas policiales al diario Süddeutsche Zeitung. Y el anterior jefe de la Policía, Rolf Cebin, ahora jubilado, se opuso "intensamente" a la celebración de la fiesta en Duisburgo, lo provocó una dura respuesta de un diputado de la CDU en el Bundestag, Thomas Mahlberg, que pidió su relevo.

Pero no fue ésta la única señal de descontento dentro del cuerpo. El presidente del sindicato policial, Rainer Wendt, aseguró que "por no haber, no había siquiera vigilancia por cámaras de vídeo" y un alto cargo policial declaró al periódico de Colonia que a algunos de los agentes veteranos destacados en el recinto les parecía "increíble" que sólo hubiera un acceso de entrada y de salida. "Me sentiré aliviada cuando esto termine", dijo una agente que inspeccionó el lugar hace semanas.

 

Puedes seguirme en Twitter: @mariasalgadog

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url https://www.20minutos.es/noticia/775869/0/loveparade/errores/tragedia/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios