El campamento Rock Camp acoge este mes de julio en Soria a más de 200 jóvenes interesados en formarse en el mundo de la música, y para ello cuenta con un equipo de monitores y profesores relacionados con el mundo de la música que pretenden "transmitirles la ilusión, las nociones y la historia del rock".

Se trata del primer y único campamento de rock en España, al que durante el mes de julio llegarán jóvenes desde todas las partes de España e incluso del extranjero. En la primera quincena, el número de alumnos fue de 110, y en esta segunda contará con unos 90, tal y como cifró el coordinador del campamento, Javier Miralles.

Muchos de ellos repiten la experiencia, como es el caso de Adriana de las Cuevas, aunque este curso "ha cambiado el canto por la batería". Otros, como Albert Clérigues ha llegado a Rock Camp gracias a que "un amigo venía al campamento" y se animó a acompañarle.

"El campamento está bien, hay buen rollo y todos te ayudan. Hay que trabajar muy duro. El primer año vienes con ilusión, el segundo vienes con ganas, pero el tercero tienes que hacer las canciones y resulta muy duro", afirma Albert.

En Rock Camp los chavales tocan diferentes instrumentos y disciplinas, entre ellos el bajo, el teclado, la batería, la guitarra, el bajo y el canto. Unos llegan al campamento sin ninguna noción musical por lo que prueban distintos instrumentos hasta que "eligen uno". Otros, en cambio, ya vienen con nociones musicales de un determinado instrumento.

"Aquí se les hace ver que no solamente se hacen solos musicales sino también que deben de saber escucharse y coordinarse entre ellos para tocar en un grupo", afirmó el coordinador musical, Joan Paul Da-Hora.

Además de música, los chavales pueden participar en diversas actividades de campamento y de aventura, aunque "se pasan todo el día tocando y haciendo cosas relacionadas con el mundo de la música y no les da tiempo de aburrirse", asegura Javier.

Las clases se dividen por niveles, el primer día se les hace un casting para ver el nivel de conocimiento musical de cada uno. No dependen de la edad a la hora de establecer los grupos, ya que hay niños de "nueve años" que manejan los instrumentos mejor que chavales de "quince años".

El campamento cuenta con una página web donde los padres ven mediante fotos y vídeos "lo que hacen sus hijos y están encantados de que puedan pasar una temporada en el campamento para poder compartir su afición con gente de su edad", manifestó Joan Paul.

"Los padres se emocionan mucho, les encantan verles en el escenario, se ponen muy nerviosos. Cuando les pasamos los vídeos se sorprenden mucho por la evolución", concluyó Javier.

Consulta aquí más noticias de Soria.