Gorillaz puso la guinda al FIB con un concierto de dibujos animados

  • El grupo virtual liderado por Damon Albarn ofreció un concierto de marcado componente visual y de mayor calidad artística y sonora.
  • Efterklang, Ellie Goulding y Dizzee Rascal, entre otros, completaron la jornada musical del domingo en el certamen.
  • Tú, a Julián Casablancas; yo, a Ilegales, por C. Hernández.
Gorillaz, durante su actuación en el FIB.
Gorillaz, durante su actuación en el FIB.
EFE

El grupo virtual Gorillaz se materializó el domingo en el FIB Heineken con un concierto de marcado componente visual y de mayor calidad artística y sonora, con Damon Albarn dando rienda suelta a sus fantasías musicales entre dibujos animados.

El espectáculo audiovisual compuesto por el músico británico y dibujado por Jamie Hewlett, ilustrador de esta aventura digital, era un enorme espacio de reivindicación social en contra de los peores facetas de la condición humana -como la guerra o el racismo- a ritmo de soul, punk, electrónica y hip hop.

En ese espacio cabían melodías árabes, asiáticas, celtas y suburbanas, y en él emergió toda la creatividad de Albarn dirigiendo a una banda en constante cambio sobre el escenario y sobrecogedora por su talento: Paul Simonon y Mick Jones (The Clash), Bobby Womac o De la Soul. Y así hasta 30 músicos tocando a la vez sobre la plataforma.

Presentados por Snoop Doggy Dog

Sin embargo, por encima de toda esta parafernalia, sobresalieron las canciones de sus tres discos, milimétricamente sincronizadas con el discurrir en la pantalla de los cuatro componente virtuales de la banda, presentados por el rapero Snoop Doggy Dog mientras sonaba Welcome to the world y perseguidos por Bruce Willis en Stylo.

Superfast Jellyfish, Empire Ants o Dirty Harry, cautivaron al público sin necesidad de ruido ni beats acelerados, y su single más conocido, Clint Easwood, unió a miles de voces. El resto de la jornada no tuvo más grandes nombres, pero sí grandes conciertos, con la famosa segunda línea del FIB justificando todo su prestigio y potencial.

Mientras el sol caía y el recinto comenzaba a cobrar vida, con miles de fibers arrastrando las secuelas de tres jornadas interminables de música y excesos, seis tipos entraban discretamente en el segundo escenario del FIB sin sospechar que saldrían largamente aplaudidos gracias al calado de su música.

Sonido similar al de Arcade Fire

Se llaman Efterklang, palabra danesa que significa "reverberación" y que se emplea también para denominar el recuerdo que se activa por medio de un sonido. Ambas acepciones se ajustan a la impronta de canciones como Full moon, caracterizadas en directo por un sonido similar al de Arcade Fire, pero con menos pompa.

Polifonía, instrumentos de viento, percusión, cuerdas, pianos, humildad y melodías suaves para un caluroso atardecer de verano. Sin dejar este ámbito menor, también hubo pop bailable y resultón procedente de Irlanda con Two Door Cinema Club, y pop doméstico de cómic del yeclano Parade.

En otra dimensión de reconocimiento y distribución, The Courteneers fueron los elegidos para encender el motor de la noche. Los primeros bailes, los primeros gritos, las primeras emociones del fenómeno fan a cuenta y cargo de temas como Take over the world.

La frivolidad de la noche corrió a cargo de Ellie Goulding, una mezcla de Madonna y Cindy Lauper pero sin la fuerza de la primera ni la personalidad de la segunda, aunque había público para todos. En cambio, una de las mayores sorpresas, al menos para el público habitual de este festival, fue el del rapero británico Dizzee Rascal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento