'(Las tareas de búsqueda) Se están suspendiendo por el momento. Las condiciones meteorológicas son muy malas', dijo a Reuters un portavoz de Salvamento Marítimo.

Cientos de personas abarrotaron al mediodía la iglesia de Burela en el funeral por las víctimas del naufragio del pesquero, que sólo tenía unos cinco años de antigüedad. Los seis cadáveres no estuvieron presentes en la ceremonia por respeto a los fallecidos de religión musulmana, dijeron medios.

Al funeral asistió la ministra de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, así como autoridades de la Xunta de Galicia y responsables de Salvamento Marítimo.

Los buzos localizaron en la madrugada del viernes dos cadáveres en el interior del pesquero, donde ya se habían encontrado los cuerpos de cuatro tripulantes tras ser remolcado el barco hasta el puerto de Viveiro, en Lugo.

Tras estos nuevos hallazgos, siguen desaparecidos dos de los marineros del pesquero, el patrón del barco y uno de los tripulantes de nacionalidad peruana, informó Salvamento Marítimo.

Entre los integrantes de la tripulación había tres españoles, tres peruanos, dos senegaleses y un caboverdiano.

El martes, día del naufragio, sólo se localizó a un superviviente, hijo del patrón del barco, quien dijo haber visto a su padre saltar de la embarcación, por lo que se cree que podría haberse ahogado y se descarta encontrarle en el interior del buque.