La toxina lipofílica (DSP), también conocida como 'diarreica', ha obligado a cerrar nueve polígonos de bateas en las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa, que se suman a otros seis en la misma situación desde finales de junio y principios de julio.

Los muestreos realizados por el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) han detectado la presencia de esta toxina que, aunque no afecta a los moluscos bivalvos, provoca en los seres humanos en caso de intoxicación molestias gastrointestinales como diarreas, náuseas, vómitos, dolores abdominales y escalofríos.

Por ello, esta jornada se han cerrado los polígonos de bateas Vigo A, Redondela E, Cangas C y D —ría de Vigo—. A ellos se suman Cangas F, G y H, Portonovo C —ría de Pontevedra— y O Grove C2 —ría de Arousa—.

A principios de julio, los análisis del Intecmar obligaron al cierre de los polígonos Cangas A y B y Baiona A. A finales de junio, se hizo lo mismo con Bueu A, A1 y B —ría de Pontevedra—. Estas seis zonas de producción de moluscos bivalvos permanecen todavía en esa situación.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.