Una mujer de 55 años fue hallada muerta en su casa en Cádiz este lunes con una treintena de puñaladas, informaron fuentes de la subdelegación del Gobierno en Cádiz.

El cadáver fue hallado sobre las 18.00 horas, después de que el marido de la víctima, Mercedes T.C., que estaba en Madrid visitando a su madre enferma, telefoneó a otros familiares preocupado porque la mujer no respondía a sus llamadas.

El cuerpo de la mujer estaba tirado en el suelo, en su casa de la calle Cal y Canto número 9 de la barriada gaditana de Guillen Moreno. El cadáver presentaba más de una treintena de puñaladas, una de ellas en la garganta.

La familia, destrozada

La mujer asesinada había sido enfermera y estaba prejubilada, al igual que su marido, un militar retirado, según explicó un hermano de la víctima, que detalló que la familia está destrozada por el crimen. La casa estaba revuelta, aunque no parecía que faltase nada

Una mujer de la familia, que ayudaba a la mujer a limpiar la casa y que tenía llaves de la misma, fue la que acudió a la vivienda y descubrió el cadáver.

Los vecinos no escucharon ruidos extraños ni gritos, y los familiares que entraron en la vivienda antes de que la Policía la precintara señalaron que la casa estaba revuelta, aunque no parecía que faltase nada. De momento no se ha determinado ningún móvil

"No nos lo podemos explicar, ellos no tenían problemas con nadie", apuntó Emilio, uno de los hermanos de la mujer asesinada, que estaba a la espera de que el marido de la víctima regresara a Cádiz desde Madrid.

La Policía Científica y una unidad especializada en delitos violentos trabajó en el lugar para recabar pistas sobre el crimen, aunque de momento no se ha determinado ningún móvil, según fuentes policiales.

El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde se le practicará la autopsia, mientras que el juzgado de guardia decretó el secreto del sumario.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.