El portavoz del Grupo Parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, ha avisado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de que la reunión que tiene prevista con los líderes políticos de la oposición la futura reforma del Estatuto gallego no puede saldarse con un "Monte Pío 2", es decir, como el encuentro que se celebró en 2007 en la residencia oficial del entonces mandatario autonómico, Emilio Pérez Touriño, y en la que también participó el dirigente del PPdeG y el vicepresidente del Gobierno autonómico en aquel momento, Anxo Quintana.

Durante su intervención en una rueda de prensa, el portavoz parlamentario nacionalista ha considerado que "está bien" que se reúnan los líderes políticos, pero que, "conociendo al personaje (por Feijóo)", no sería raro que se "aplazase sine díe" la reforma "como ocurrió en 2007". "Claro que hay posturas de partida diferentes", ha constatado Aymerich, quien asegura que el BNG "va a comparecer en esa reunión con un texto articulado para buscar un acuerdo".

Así las cosas, el dirigente nacionalista sostiene que "PSOE y PP deberían llevar también su propuesta" al futuro encuentro anunciado por el jefe del Ejecutivo. "A partir de ahí, no puede quedar parado el debate", ha apostillado, a colación, Aymerich, quien teme que ésa sea "la tentación" del presidente de la Xunta.

De esta manera, el Bloque apuesta por "trabajar en el Parlamento" para buscar un acuerdo que —destaca— "es necesario", porque "no se está hablando de algo que no corra prisa y que haya que dejar para tiempos mejores". "Es algo que necesitamos, como se ha visto en la negociación de la financiación autonómica", mantienen los nacionalistas.

"¿Cómo que hay que dejarlo para después de los presupuestos?", se pregunta Carlos Aymerich, quien considera que este mismo mes de julio debería abordarse el debate en el pleno extraordinario que el máximo mandatario autonómico anunció que reclamaría para abordar la crisis económica.

Diferencias de partida

Las tres formaciones políticas parten con diferencias sobre la reforma estatutaria de la misma manera que habían posturas encontradas en 2007 para alcanzar un consenso y éstas siguen radicando en la definición de Galicia. Este viernes, el PSdeG ha anunciado que apuesta por la inclusión de 'Nazón de Breogán' en el preámbulo, como ya lo había propuesto el presidente Emilio Pérez Touriño en 2007 para tratar de acercar la postura de los populares.

En este escenario, Carlos Aymerich ha recalcado que los nacionalistas defienden que Galicia mantenga "su estatus", como Cataluña y Euskadi en el 78 y pregunta si Feijóo "va a tolerar que tenga un nivel de autogobierno y un reconocimiento nacional y estatus para la lengua inferior".

Además, ha ironizado con que "un estudiante de primero de Derecho" sabe que los preámbulos "no tienen eficacia jurídica", por lo que atribuye el debate a una cuestión de "voluntad política", en relación a la sentencia emitida por el Tribunal Constitucional (TC) sobre el texto catalán y su aval a la inclusión de "nación" en los preliminares. Sobre este extremo, entiende que el estatus luego "se traduce en cuestiones económicas". "CRISIS,

Fenómeno meteorológico"

Carlos Aymerich se ha mostrado, asimismo, muy crítico con la actitud del presidente gallego ante la reforma gallega después de conocerse el fallo del TC sobre el Estatut, el cual califica de "gravísimo" por "trastocar" lo que fue aprobado por la soberanía catalana en su Parlamento, así como ratificaron las Cortes Generales y los ciudadanos en referendo.

En esta línea, ha censurado que Feijóo hablase de posponer la reforma del texto gallego "hasta que amaine" la crisis, como si ésta se tratase "de un fenómeno meteorológico" y hubiese que esperar "a que escampe". "Nosotros exigimos que se hable del Estatuto en el Parlamento", ha manifestado el portavoz del BNG en la Cámara, quien pide que en el pleno de julio se aborde ya este asunto.

"No queremos que venga a decirnos que el Gobierno central es muy malo, eso ya lo sabemos", ha continuado, a renglón seguido, el dirigente nacionalista. Por contra, los nacionalistas exigen "dar cuentas" sobre los asuntos de competencia del Gobierno y, sobre todo, al respecto de la crisis.

Soluciones crisis

En este punto, el parlamentario nacionalista ligó su intervención con la necesidad de que el Ejecutivo explique en ese pleno por qué va a gastarse un millón de euros para una campaña de difusión del nuevo decreto del gallego o por qué "renuncia" a que Galicia tenga el mismo estatus que otras comunidades autónomas, así como por qué "no ve urgente" un Estatuto para mejorar los servicios públicos.

"La crisis no va a amainar por sí sola", subraya Aymerich, quien exige al Gobierno gallego que "actúe" para combatir la crisis en lugar de tomar decisiones como eliminar impuestos para las segundas viviendas o mantener cerradas residencias para mayores o escuelas infantiles.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.