El conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, hizo hoy un balance "paupérrimo" de la Presidencia de turno de la Unión Europea (UE), especialmente en áreas en las que Galicia "se jugaba muchísimo", como el sector lácteo, el naval o la pesca; mientras que los grupos de la oposición responsabilizaron de este extremo a la Xunta, cuyas negociaciones con el Gobierno central tildaron de "fracaso rotundo".

Ante el pleno del Parlamento, el titular de Presidencia explicó que Galicia "hizo sus deberes en tiempo y forma" y presentó al Gobierno central un documento con los "objetivos y prioridades" gallegas para este semestre. No obstante, según subrayó, la comunidad "poco recibió" aparte de "buenas palabras".

"Las comunidades sólo fueron invitados de piedra a una presidencia presidencialista en la que se intentó dar aire a un dirigente que ve incrementado cada día su calvario particular y su desgaste ante la UE", resumió Rueda, para quien el balance general de esta etapa es "decepcionante".

En lo que hizo especial hincapié fue en el "desprecio" que, a su entender, el Ejecutivo estatal mostró hacia el Xacobeo, dado que en un año "tan importante" para Galicia, ninguna de las nueve reuniones de Cultura tuvo lugar en la capital gallega por el "pasotismo" del Gobierno.

En este escenario, el dirigente autonómico concluyó que las "muchas expectativas" creadas en torno a la Presidencia española de la UE se quedaron "en pegatinas en aviones". "No esperábamos que se cumplieran todas nuestras peticiones, pero nuestro deber era pedirlo", señaló, para denunciar por último que el Gobierno "no fue leal" con Galicia.

"rotundo fracaso"

Todas estas explicaciones no satisficieron a los grupos de la oposición y, de hecho, el portavoz de Asuntos Europeos del BNG, Anxo Quintana, no dejó pasar la oportunidad de recriminar a la Xunta el "fracaso rotundo" en que derivó su negociación con el Gobierno. "Convencer al Estado es su obligación y su responsabilidad", enfatizó.

En la línea con lo anterior, criticó también el "victimismo" del PP, que prefiere no usar el "valor político" de un acuerdo en el Pazo do Hórreo para poder "culpar a Zapatero" en su "estrategia de defensa de Rajoy".

Por su parte, su homólogo en el Grupo Parlamentario Socialista, José Luis Méndez Romeu, afeó al conselleiro sus "formas", al criticar la Presidencia española ocho días antes de que concluya. A continuación, recomendó al PP que lleve los debates con el Gobierno al Congreso de los Diputados y que utilice la Cámara autonómica para explicar "cuál fue la aportación gallega" a la Presidencia de turno.

Frente a esto, destacó logros del presidente español en esta etapa de gobernanza comunitaria como el desarrollo del Tratado de Lisboa, la Operación Atalanta y el apoyo a los vehículos híbridos, así como el liderazgo económico de la UE, que recibieron halagos de distintos dirigentes "no sospechosos de ser socialistas".

Finalizó su intervención aceptando que tal vez la Xunta no tuvo "el circo que quería" pero valorando que "sí tuvo los panes", en alusión a una inversión de 100 millones de euros para el Xacobeo.

En contraposición, el diputado del PPdeG Roberto Varela ironizó con que "al acontecimiento planetario" que supondría ver a Zapatero presidiendo la UE al mismo tiempo que Barack Obama los Estados Unidos "quedó en lo que quedó".XACOBEO

En su segundo turno de réplica, Rueda reprochó al diputado nacionalista que "sea tan benévolo" con quien no dio a Galicia "lo que es de justicia". "Sea realista y no trate de exculparlo", reclamó, tras reconocer al ex conselleiro de Presidencia el "papelón" protagonizado al tener que "defender lo indefendible".

En cuanto a la inversión para el Año Santo, aconsejó a Romeu que "tenga cuidado" con sus manifestaciones, no sea que tenga que poner esa cuantía "de su bolsillo", ya que la Xunta no recibió ninguna aportación.

"¿Necesita a Zapatero para hacer promoción del Xacobeo?", inquirió el ex vicepresidente del Ejecutivo autonómico, quien lamentó que la actual Xunta no sea capaz de poner en valor "la mayor marca de calidad" de Galicia.

Para cerrar, el titular de Presidencia mostró su "sorpresa" por que el nacionalista haya decidido sumarse a la defensa del actual presidente del Gobierno central y subrayó que "cualquiera que no esté obligado a decir lo contrario" puede ver que "los socios potentes de la UE se vieron obligados a tutelar las decisiones estratégicas" de España durante la presidencia de turno, que fue "decepcionante".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.