El féretro del Premio Nobel de Literatura José Saramago, fallecido este viernes en Tías a los 87 años, han llegado a Lisboa, tras partir del Aeropuerto de Lanzarote a bordo de un avión militar portugués, donde le aguardaban algunas autoridades del país y ciudadanos.

El Ayuntamiento lisboeta acogerá hasta el domingo la capilla ardiente del escritor

En Lisboa, su Ayuntamiento acogerá hasta este domingo a las 12.00 la capilla ardiente con los restos del escritor, que posteriormente serán incinerados y repartidos entre su pueblo natal, Azinhaga, y Lanzarote, donde se depositarán al pie de un olivo.

Los restos mortales del escritor luso habían partido de Tías, en el municipio del mismo nombre, situado a unos cinco kilómetros, donde vivía el escritor desde 1993 y donde se instaló su capilla ardiente en la biblioteca de la fundación a la que daba nombre y de la que fue despedido entre aplausos.

"Su despedida definitiva"

Entre las manifestaciones de reconocimiento y duelo por la muerte del escritor, una de las más conmovedoras han sido las de Pilar del Río, su mujer. "Ésta sí que es la despedida definitiva de Saramago de Lanzarote", ha dicho su viuda. Agradecida y con la entereza y naturalidad que ha mostrado en las últimas horas, del Río saludó a todos aquellos que se acercaron a dar su último adiós al Nobel.

Las causas de Saramago

Saramago apoyó públicamente muchas causas, una de ellas la Palestina. Un día después de su muerte, la prensa árabe internacional destaca el apoyo del escritor portugués a la causa. "Saramago triunfó para la legua portuguesa y apoyó la causa palestina" es el titular de la noticia del periódico árabe Al Hayat, editado en Londres, que habla de la muerte del escritor luso en portada.

La prensa árabe internacional o la Iglesia han destacado el apoyo del escritor portugués a diversas causas

A las manifestaciones de aprecio al novelista se ha sumado la Iglesia, institución que no sale precisamente bien parada en algunas de sus obras. La Iglesia católica portuguesa ha manifestado este sábado su pesar por la muerte del escritor y ensalza su obra, aunque lamenta las polémicas en torno a la religión provocadas por algunos de sus libros.

La temática religiosa está presente en las creaciones de Saramago, en títulos como El Evangelio según Jesucristo, In Nomine Dei o La segunda muerte de Francisco Assis. Textos que crearon polémica en Portugal, "pero cuya vivacidad de debate que desatan en nada disminuye el deber de cordialidad de un encuentro cultural que sólo puede ser generado en la apertura y en la diferencia", añade el comunicado de la Iglesia portuguesa.