Fuentes socialistas explicaron a Europa Press que hablarán con CiU para recordarle que al inicio de la legislatura los socialistas pactaron con los nacionalistas catalanes y vascos cederles dos de sus puestos en la Mesa del Congreso a cambio de no dejarles en minoría en las votaciones.

Además, en el PSOE creen que CiU "se ha equivocado" al impedir la tramitación de la proposición no de ley de ICV, cuyo representante en la Cámara Baja, Joan Herrera, ha censurado que la Mesa del Congreso haya vetado su discusión, pues ello conllevaría que tampoco se califiquen todas aquellas iniciativas que versen sobre declaraciones o acciones de los representantes de terceros países.

Herrera tiene razón

Las fuentes socialistas consultadas creen que Herrera "tiene razón" en su pretensión de debatir este asunto porque existen precedentes de iniciativas sobre otros países a las que el órgano de gobierno de la Cámara Baja sí ha dado vía libre.

En concreto, recordaron que la Mesa del Congreso admitió a trámite en abril del año pasado una iniciativa de ICV en la que se proponía reprobar públicamente las declaraciones del Papa Benedicto XVI sobre el SIDA y el uso del preservativo con el único voto en contra de dos de los cuatro representantes del PP.

Desde el PSOE defienden que aceptar la tramitación de la iniciativa de ICV sólo respondía a una decisión puramente reglamentaria para que el asunto se pudiera discutir en la Comisión de Asuntos Exteriores y no implicaba ningún posicionamiento sobre el fondo.

Herrera ya ha anunciado que presentará un recurso de reconsideración ante la Mesa del Congreso y que, si el órgano de gobierno no rectifica esa decisión, ha avisado de que recurrirá en amparo ante el Tribunal Constitucional.