Una empresa de circuitos gráficos de Cuarte de Huerva ha vertido residuos tóxicos al Huerva. La empresa asegura que se trata de una fuga de tinta accidental al mover una máquina.