De este modo, desde la empresa señalaron que es "cierto" que las precipitaciones recogidas este invierno dieron lugar, "al igual que en la gran mayoría de embalses de Andalucía", a que se pongan en marcha los dispositivos de seguridad existentes para garantizar la seguridad de las instalaciones y evitar daños a personas, infraestructuras o al medioambiente, produciéndose descargas de agua de las presas hacia el canal perimetral.

En este sentido, Emed Tartessus S.L.U, como propietario de parte de la presa de estériles, es "en parte responsable de adoptar las medidas necesarias a fin de asegurar que no se produzcan daños al medio ambiente, a las personas y a sus bienes".

Por ello, estas descargas se han producido, al igual que en otras presas de la provincia de Huelva, de manera "ordenada y segura", con conocimiento de la Agencia Andaluza del Agua, la Consejería de Medio Ambiente y el Departamento de Minas de la Junta de Andalucía.

Asimismo, señalaron que las descargas que se produjeron desde el canal perimetral hacia el cauce del Odiel fueron realizadas de manera que "se minimizó cualquier posible riesgo de contaminación" debido al efecto de dilución por las intensas lluvias, sumadas al desagüe controlado de los embalses aguas arriba de la presa.

Además, recordaron que siendo la propiedad del depósito de estériles compartida entre EMED Tartessus, Rumbo 5.0 y Zeitung, —34 por ciento propiedad de Emed Tartessus, el 55 por ciento de Rumbo 5 Cero y el 12 por ciento de Zeitung) es Emed Tartessus "la única empresa que, hasta el día de hoy, realiza las labores de mantenimiento y control en el depósito de estériles, con un alto coste económico".

Así, los propietarios "no sólo no han cumplido con sus obligaciones y responsabilidades, sino que han obstruido físicamente las acciones por parte de Emed Tartessus encaminadas a realizar las labores de mantenimiento y gestión de las instalaciones".

Cabe recordar que la organización ecologista WWF ha advertido de que tras el análisis de las aguas del río Odiel (Huelva), donde está prevista la construcción de la presa de Alcolea, "siguen contaminadas y no son aptas para el riego", por lo que calificó de "inútil" el proyecto de esta infraestructura hidráulica.

Según informó WWF, el río está "intensamente" contaminado por la actividad minera, por lo que destacaron que a pesar de las actuaciones de restauración de la Junta de Andalucía y de las abundantes lluvias de este año, "el agua sigue presentando una acidez muy alta y un elevado índice de concentración de metales pesados".

Por ello, destacaron que estas circunstancias hacen "inútil" el proyecto de la presa de Alcolea —destinada al regadío— , ya que supondría "un gran riesgo de contaminación para los cultivos, acuíferos y suelos". Además, representaría "un coste desorbitado" para los agricultores.

Consulta aquí más noticias de Huelva.