El acto estuvo presidido por el director general de la Policía y de la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez; por el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón; por el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés; por el general jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, Antonio Dichas, y por el general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil en Andalucía, Laurentino Ceña.

Durante su intervención, Laurentino Ceña destacó la actuación de estos tres guardias civiles, los cuales "proporcionaron apoyo y consuelo" en una situación para "la que no especialmente están preparados", añadiendo que la Benemérita "nunca se esconde ante situaciones de necesidad". 120.000

Servicios humanitarios en 2009

Tras ello, valoró que los hechos por los que hoy se condecora a Antonio, Juan Carlos y José Manuel "son altamente meritorios, aunque no son un caso aislado", ya que el Instituto Armado efectúa servicios humanitarios "de todo tipo" y en concreto, durante el pasado año 2009, estos servicios ascendieron a más de 120.000 en la región andaluza.

De su lado, Juan José López Garzón trasladó su felicitación a los tres agentes condecorados por llevar a cabo una intervención "extraordinaria", todo ello por unos hechos que tuvieron lugar el pasado día 13 de abril, cuando los agentes ayudaron a realizar un parto en el vehículo de un matrimonio de la barriada de Los Príncipes que no pudo alcanzar el Hospital Virgen del Rocío de la capital hispalense debido al atasco en el que se vio inmerso en la SE-30.

Los hechos tuvieron lugar en torno a las 8,50 horas en la SE-30, concretamente en el nudo de la Gota de Leche, cuando dos coches de la Guardia Civil —un vehículo-radar y una patrulla de la Guardia Civil— fueron requeridos desde un coche particular en el que viajaba una mujer que estaba de parto, vehículo que no podía avanzar debido a los diez kilómetros de atasco registrados a esa hora.

De este modo, los agentes escoltaron a la pareja abriendo paso entre los vehículos, y cuando alcanzaron la zona de Su Eminencia, el marido de esta mujer paró su vehículo diciendo que su mujer "iba a parir ya", por lo que uno de los agentes —de nombre José Manuel y con dos hijos— acudió al turismo y ayudó a realizar el parto mientras otro agente procedía a regular el tráfico.

"se lo agradeceré toda la vida"

A los diez minutos, y una vez que ya nació el niño gracias a la ayuda prestada por los guardias civiles, llegó una ambulancia del 061 que trasladó tanto a la mujer como a su hijo al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde ambos han ingresado en "perfecto" estado de salud.

Francisco, el padre del bebé, un varón que pesó al nacer 3,400 kilogramos y al que llamarán Cristian, ya mostró en declaraciones a Europa Press su satisfacción por el trabajo realizado por los miembros de la Benemérita, a los que "les agradeceré toda la vida lo que han hecho por nosotros". Además, hay que reseñar que este hombre ha logrado trabajo como transportista gracias a la mediación de uno de los agentes implicados.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.