De la Serna, que estuvo acompañado por el concejal de Barrios y Participación Ciudadana, Santiago Recio, y representantes de la asociación de vecinos y vecinos del barrio, se informó del estado de ejecución de las obras, que lleva a cabo la empresa Ancemar Tagle, por un presupuesto de 230.110 euros y un plazo de cuatro meses, con lo que se espera que estén acabadas a final de verano.

La antigua Casa del Pueblo es un edificio de principios de siglo XX, que se encuentra en desuso en la actualidad, en el que ya se habían realizado una serie de obras de mantenimiento y conservación para evitar su deterioro.

Ahora, se está acometiendo una actuación que propone crear un edificio que albergue una serie de servicios de carácter cultural, cívico y social y renovar un espacio urbano que se había deteriorado a lo largo de los últimos años.

De esta manera, se reforzará el servicio que se da a los vecinos ante la gran demanda existente en una zona que cada vez está más poblada y que requiere de mejores y mayores dotaciones, indicó el concejal.

El edificio tendrá una planta baja con una zona de recepción, aseos, una sala de usos múltiples y las escaleras y ascensor. En la primera planta se ubicará un despacho y tres espacios polivalentes diáfanos y la planta superior bajocubierta se dedicará a usos múltiples.

El diseño del proyecto permitirá que se reduzcan al máximo posible los recorridos para la entrada a los diferentes espacios de las plantas del edificio desde la zona común y que se garantice el acceso y la circulación de las personas con movilidad reducida.

Asimismo, dispondrá de sistemas de ahorro de energía y aislamiento térmico, de forma que se consiga un uso racional de la energía necesaria para la adecuada utilización del edificio.

El Ayuntamiento prevé, además, que, cuando sea posible, se ubique un registro auxiliar en estas dependencias, siguiendo la política del equipo de gobierno de acercar la Administración a los ciudadanos y facilitar las gestiones municipales.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.