A un año de las elecciones regionales y dos de las nacionales, Murillo reconoció que las citadas encuestas se enmarcan en un escenario en el que los ciudadanos "se manifiestan en caliente" por una situación de "enfado" ante las medidas gubernamentales de recorte, aunque insistió en que su partido "no" se encuentra aún en "clave electoral".

De este modo, tras resaltar que el PSOE trata de "interponer el interés general al electoral", subrayó que su partido en la actualidad "no está contando votos" ni "pensando en las elecciones", sino que la formación "históricamente va a hacer como siempre lo que tenga que hacer para que el país siga adelante".

"No estamos en clave electoral", sentenció Murillo, quien incidió en que las encuestas "responden a lo que puede ser un momento de enfado" y resaltó en cualquier caso que "se está muy lejos de lo que puede ser una reflexión del voto que se emita dentro de un año o dentro de dos años".

Sobre este respecto, subrayó que al PSOE le sigue "preocupando" adoptar medidas para "tratar de salir de la situación (de crisis)" y "volver a la senda del crecimiento y del empleo para los que lo han perdido".

De este modo se pronunció Murillo este lunes en rueda de prensa en Mérida tras la Comisión Política Permanente de su partido a preguntas de los medios sobre las encuestas de 'El Mundo' y 'La Razón' sobre intención de voto, según las cuales el PP conseguiría mayoría absoluta en comunidades donde ahora no gobierna como Extremadura, entre otras.

Acoso y derribo

Reiteró así que las encuestas "muestran enfado" de los ciudadanos aunque, al mismo tiempo, también evidencian a su juicio una valoración "muy positiva" tanto del presidente de la Junta como del Gobierno extremeño, con indicadores "muy por encima" del líder del PP regional.

"El poder no es de los gobiernos o de los partidos que sustentan un gobierno, siempre es de los ciudadanos, y nos lo prestarán cuando llegue el momento de una forma reflexiva, una vez que se pueda ver, y siempre que la derecha mediática más recalcitrante, la derecha política, económica y financiera deje respirar y no provoca una crisis política como la está provocando", señaló la portavoz socialista.

Finalmente, Murillo lamentó que "se está produciendo una situación como en 1995 de absoluto acoso y derribo a un gobierno (el central) legítimo elegido por el pueblo".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.