Arnold Schwarzenegger, en una foto de archivo (Foto: Efe)
Arnold Schwarzenegger, en una foto de archivo (Foto: Efe) Enrique García/Efe

Williams, condenado por asesinar a cuatro personas 26 años atrás, fue el fundador en su adolescencia de la famosa banda callejera "Crips", de Los Angeles, pero en los últimos años se convirtió en todo un símbolo contra la pena de muerte.

El tribunal federal de apelaciones de San Francisco se pronunció minutos antes que Schwarzenegger y también lo hizo negativamente, lo que significaba que la suerte de Williams estaba echada.

 Las primeras reacciones a la decisión de Schwarzenegger no se hicieron esperar. "Me duele la decisión del Gobernador Schwarzenagger de escoger la venganza en lugar de la redención", dijo el activista Jesse Jackson.

El Tribunal Supremo de California echó por tierra el domingo pasado una petición de la defensa de Williams, bajo el argumento de que ya se había pronunciado con anterioridad sobre similares alegaciones.

A las puertas de la prisión, en las cercanías de una de las zonas más caras del país, han estado apostadas las cadenas de televisión y los oponentes a la ejecución, entre ellos los miembros de una iglesia de Berkeley que planean desplegar docenas de cruces blancas.

Williams se convierte así en el duodécimo preso ejecutado en este estado desde 1992, cuando se reimplantó la pena capital después de 25 años.