Accidente de tren en la India
Personal de los servicios de rescate trabajan en la búsqueda de supervivientes del accidente de tren ocurrido en el estado oriental indio de Bengala, en el que 65 personas resultaron muertas. Piyal Adhikhary / EFE

Más de 70 personas han muerto y alrededor de 150 han resultado heridas en el noreste de India tras el descarrilamiento este viernes de 13 vagones de un tren de lujo, que se salieron de la vía tras una explosión y más tarde fueron arrollados por un convoy de mercancías, informaron fuentes ferroviarias indias, que no descartan además que la cifra de muertos suba.

Todas las sospechas se centran en la guerrilla rebelede maoístaEstas mismas fuentes afirmaron que no descartan que la explosión fuera intencionada, por lo que todas las sospechas se centran en la guerrilla rebelde maoísta, que en la zona del estado de Bengala Occidental donde ha tenido lugar el incidente tienen una gran presencia y que en los últimos meses han perpetrado numerosos sabotajes y atentados contra convoyes ferroviarios en el país.

El ministro indio de Interior, Palaniappan Chidambaram, ha afirmado que el descarrilamiento de parte de un tren y su posterior choque con otro se debió a un aparente sabotaje. "Parece ser un caso de sabotaje, en el que una porción de las vías del tren fue retirada. Si se usaron explosivos o no, todavía no está claro", afirmó Chidambaram.

De momento, según publica la agencia india PTI, el Comité contra las Atrocidades de la Policía (PCPA, por sus siglas en inglés), que cuenta con el respaldo de los maoístas, reivindicó el atentado. "PCPA dejó dos posters cerca de las vías del tren atribuyéndose claramente la responsabilidad del descarrilamiento", indicó a la agencia un responsable policial en Calcuta.

"Previamente habíamos reclamado la retirada de las fuerzas de seguridad conjuntas de Jangalmahal (Midnapore Occidental, Bankura y Purulia) y el fin de las atrocidades de la Policía, pero esas demandas no se cumplieron", rezan los carteles, que están ya en manos de la Policía.

Entre los trece vagones siniestrados diez eran coches cama

Los hechos ocurrieron en torno a las 1.30 horas del viernes hora local (23.30 horas del jueves en España), cuando el tren Gyaneshwari Super Deluxe Express, que cubre el trayecto entre las localidades de Howrah y Kurla, ambas situadas en el estado de Bengala Occidental, descarriló en las inmediaciones de la estación de Sardiya tras registrarse una explosión, informaron fuentes de la empresa South Eastern Railway.

Entre los trece vagones siniestrados diez eran coches cama, y pese a que las autoridades ferroviarias aún no han ofrecido ninguna cifra oficial de muertos, el ministro de Ferrocarriles indio, Mamata Banerjee, ya ha anunciado que ofrecerá recompensas económicas de diversa cuantía tanto para los muertos como para los heridos.

Por otro lado, un equipo de catorce médicos y 20 sanitarios ya se han trasladado al lugar del suceso para atendera los afectados.