La Organización Médico Colegial (OMC) cree que la posibilidad de que las menores que aleguen violencia familiar puedan abortar sin informar a sus padres si cuentan con la autorización de un médico podría generar "inseguridad jurídica" a este colectivo que será el "responsable" último de esa decisión.

El presidente de la Comisión de Calidad de Deontología de la Organización Médico Colegial (OMC), Marcos Gómez Sancho, se refería así al borrador reglamentario de la nueva Ley del Aborto que entrará en vigor el próximo 5 de julio.

Según ha explicado la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, los médicos podrán pedir el informe de un psicólogo o trabajador social que certifique la versión de la joven y que le ayude a decidir si autoriza el aborto sin el conocimiento de los padres de la menor.

"No debería ser así"

El responsable de la OMC (que representa a los médicos colegiados de España) ha opinado que los médicos podrían quedar en "una cierta inseguridad jurídica" porque "cuando una menor diga que informar a sus padres podría causarle problemas, la responsabilidad de aceptar o no el aborto será del médico y eso no debería ser así".

Si en último término la joven se niega a informar a los padres, al médico siempre le cabe la objeción de conciencia

Para esta organización, la función de los médicos debería ser la de "mediar" entre los padres y la afectada, lo que podría evitar muchas interrupciones de embarazos, mientras que en el caso de que las menores sigan adelante con su decisión y aborten, "siempre será mejor contar con el apoyo familiar".

Y en el caso específico de que la joven alegue violencia familiar, ha precisado Marcos Gómez, el médico también debería hacer de mediador y con la ayuda de un psicólogo "romper la conspiración del silencio" para "que todo el mundo sepa lo que hay".

No obstante, ha reconocido, "si en último término la joven se niega a informar a los padres, al médico siempre le cabe la objeción de conciencia".

Sin más medidas sobre prevención

En ese sentido, el doctor ha valorado que la nueva Ley del Aborto incluya esa reivindicación que asegurará el derecho de las mujeres a abortar y el de los médicos a no llevarlo a cabo si lo desean.

Las menores no siempre tienen la madurez necesaria para afrontar un aborto

Por el contrario, ha lamentado que la ley "no haga demasiadas cosas" sobre la prevención del embarazo ni incluya medidas para ayudar a la mujer a afrontar su situación sin tener que abortar por motivos económicos, por ejemplo.

En cuanto al "consentimiento informado", la OMC considera que la ley debería ser especialmente precisa en este punto para explicar a la mujer las consecuencias que tiene un aborto, que a nivel psicológico puede ser "muy traumático y grave".

Para la OMC, la nueva Ley del Aborto es innecesaria, porque habría sido suficiente con hacer cumplir la norma anterior, y porque "debería dejar fuera a las menores, que no siempre tienen la madurez necesaria para afrontar un aborto".