Once hipopótamos campan a sus anchas cerca de la ciudad colombiana Medellín

Antes de la muerte de su propietario, el famoso narcotraficante colombiano Pablo Escobar, los once hipopótamos residían en  el zoo privado que el capo había habilitado en una de sus fincas. Después la hacienda fue confiscada y los animales "viven del espíritu santo", según una vecina, quien confiesa que alguna vez le han dado algún que otro susto.
Un ejemplar de hipopótamo. Éste vive en Gran Bretaña.
Un ejemplar de hipopótamo. Éste vive en Gran Bretaña.
Internet
Nadie se ha hecho cargo de ellos y los animales sobreviven desprotegidos en la Hacienda Nápoles.

"Prácticamente viven del espíritu santo. Acá todo son escombros y ellos se buscan la comida", explica María Isaza, una mujer que vive junto a su familia en la lujosa hacienda confiscada en 1990 por las autoridades.

Según los vecinos, los animales campan a sus anchas por los alrededores sin ningún tipo de vigilancia ni control, ni nadie que les garantice su manutención.

A veces los vecinos se llevan algún susto

"Una vez apareció un hipopótamo en Doradal (a un kilómetro de la hacienda) y la gente no sabía para dónde correr, luego el animal se fue solo", relató José Perea a diarios locales, precisando que el hipopótamo llegó hasta una zona urbana.

El zoo de Escobar

Pablo Escobar, reconocido por sus excentricidades, ordenó en 1970 la compra de dos elefantes, un macho y una hembra, para su zoológico personal.

Desde entonces los animales han procreado nueve crías.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento